José María Arenzana

24 marzo, 2021

El odio troglodita y los sociópatas irremediables

Son muchas las especulaciones sobre el apresurado abandono del gobierno de Pablo Iglesias, pero parece que en todo caso deberá hacerlo efectivo no más tarde del […]
23 marzo, 2021

Vuelven las macetas y las gitanillas al callejón de la Judería tras la desaparición del turismo masivo
Grupos xenófobos orinaban en las ventanas por el nombre de la calle

Triste guasa, pero es así… La desaparición del turismo por la pandemia ha permitido que Ángeles R., la anónima vecina que mantenía como un vergel este […]
23 marzo, 2021

El chavismo televisivo y los ornitorrincos

Sinceramente, no sé qué clase de brebaje se ha tomado la inmensa mayoría de los periodistas de este país para practicar este lameciruelismo seguidista, esta opinión […]
22 marzo, 2021

La puerta giratoria de Irene Montero

Todo sabíamos que sucedería y que llegaría el momento en que esta muchachada post adolescente, cuya formación intelectual se inició con la cría extensiva de Tamagochis […]
21 marzo, 2021

La última función de Chus Cantero, “el guardián del teatro” y programador de espectáculos de la Expo’92

El legendario hombre de cine y de teatro Vittorio Gassman lo habría seleccionado para interpretar el papel de Yahvé, con su envoltorio inmenso de cabello blanco […]
21 marzo, 2021

Matar al padre

Dije que un día de estos Pedro Sánchez, en alguna visita al aeropuerto de San Pablo, en Sevilla, descenderá por la escalerilla del Falcon, sin saludar […]
20 marzo, 2021

Bragas y banderas

Un país…, perdón, un gobierno que destina 53 millones de euros de dinero público a rescatar una aerolínea con un solo avión-chatarra, pero apenas 700.000 euros […]
19 marzo, 2021

La ciudad que barre los perfumes

Una ciudad en la cual, lo que se barre en sus calles, es un perfume, ha de ser un lugar insospechado o un enigma caído del […]
19 marzo, 2021

Esto ya no hay quien lo soporte

No sé si a mis camaradas atados a la columna como “ecce homos” (homines) les pasa lo que a mí, pero les confieso que me dan […]