José María Arenzana

13 junio, 2020

El derbi de la Calvo y Cayetana

Un café con Carmen Calvo y con dos horas por delante es la Guerra de los Cien Años y el asedio de Massada. Semejante sacrificio no […]
12 junio, 2020

Los ministros de Pancho Villa

Aquí vale todo, señoras y señores… A Sánchez le caben el Titanic y las tres pirámides de Egipto; la Moncloa, con sus ciervos, y el Museo […]
11 junio, 2020

Doctor, me tragué un fantasma

A un pazguato censor ocasional del franquismo sólo se le ocurrió cambiar los diálogos en el doblaje de una película y convirtió un vulgar adulterio en […]
10 junio, 2020

La rebeldía que obedece

Los pintores de brocha gorda se han hecho todos zurdos y blanquean las fachadas de la realidad a destajo, cual si fueran sepulcros blanqueados. Los muertos […]
9 junio, 2020

Sin pestillos y sin cacerolas

Debo confesar que a mí, como a la inmensa mayoría de ustedes, no me quedan casi ganas (ni palabras) para referirme al cacumen heterodoxo que arrancó […]
7 junio, 2020

Los palos de golf de Batman

La secuencia de hechos, decíamos ayer, estaba destinada a ser reveladora… Cientos de zurdos de tapón irrellenable clavaban su rodilla en tierra (con el puño en […]
6 junio, 2020

¡No puedo respirar…!

Está tardando mucho en salir alguna marca comercial que explote el lema por antonomasia de esta primavera. “¡No puedo respirar!” es un slogan interracial, interclasista, transversal […]
5 junio, 2020

Un cuerpo de mujer y una tortuga con alas

El día que nombraron a María Gámez como nueva directora de la Guardia Civil me pilló en la radio. Alguien quiso celebrar que era la primera […]
4 junio, 2020

La emergencia que nunca existió

Pues sí, vengo de repasar lo del Congreso de los Diputados sobre el estado de alarma y espero a leer el decreto por si dicen algo […]