José María Arenzana

11 junio, 2020

Doctor, me tragué un fantasma

A un pazguato censor ocasional del franquismo sólo se le ocurrió cambiar los diálogos en el doblaje de una película y convirtió un vulgar adulterio en […]
10 junio, 2020

La rebeldía que obedece

Los pintores de brocha gorda se han hecho todos zurdos y blanquean las fachadas de la realidad a destajo, cual si fueran sepulcros blanqueados. Los muertos […]
9 junio, 2020

Sin pestillos y sin cacerolas

Debo confesar que a mí, como a la inmensa mayoría de ustedes, no me quedan casi ganas (ni palabras) para referirme al cacumen heterodoxo que arrancó […]
7 junio, 2020

Los palos de golf de Batman

La secuencia de hechos, decíamos ayer, estaba destinada a ser reveladora… Cientos de zurdos de tapón irrellenable clavaban su rodilla en tierra (con el puño en […]
6 junio, 2020

¡No puedo respirar…!

Está tardando mucho en salir alguna marca comercial que explote el lema por antonomasia de esta primavera. “¡No puedo respirar!” es un slogan interracial, interclasista, transversal […]
5 junio, 2020

Un cuerpo de mujer y una tortuga con alas

El día que nombraron a María Gámez como nueva directora de la Guardia Civil me pilló en la radio. Alguien quiso celebrar que era la primera […]
4 junio, 2020

La emergencia que nunca existió

Pues sí, vengo de repasar lo del Congreso de los Diputados sobre el estado de alarma y espero a leer el decreto por si dicen algo […]
3 junio, 2020

El país de los ornitorrincos

No sé si dije que van por colleras, pero mejor que despierten, porque en este juego de tronos vienen siempre con la mochila puesta. No se […]
3 junio, 2020

La minifalda de los embustes

Lo bueno es que mientras el zurdismo se entretiene en ensombrecer o restar importancia a la confesión de parte que hizo Irene Montero ante una cámara […]