Prolongación de las normas para la hostelería, aunque ya subidos en la quinta ola

Aguirre, el Consejero de Salud, ha informado que según los estudios de los que disponen en la actualidad, “nos quedan días de incidencia acumulada alta, pero no se reflejará de forma tan temible en la presión asistencial y en la mortalidad”.

Gracias a Dios que Aguirre une en una misma frase la idea de que tenemos una incidencia alta y que no parece que lleguemos a un colapso hospitalario. Un respiro, si pensamos la alta incidencia en personas jóvenes contagiadas.

Que la quinta ola ya está bien crecidita entre nosotros es una realidad, y que es de marcado carácter juvenil/adolescentes/imprudentes…, lo sabemos, si bien es verdad que la están sufriendo más la población  joven  que aún no están vacunados. Mal rollo para los que conviven con ellos, temerosos de que aún estando vacunados con cualquiera de las marcas autorizadas, puedan reinfectarse y pasar la enfermedad, algo que estadísticamente (aunque con baja casuística) está ocurriendo.

Sorpresa para la población con esta quinta ola, y también para nuestro Consejero, que dice específicamente “pensábamos que no tendríamos esta quinta ola”,  apuntillando que la falta de jóvenes vacunados “es la que ha disparado esta quinta ola y que se expanda el virus de forma tan rápida”.

Gracias que pone como solución inmediata y efectiva, la VACUNACIÓN. 

Conocemos, por sus declaraciones, que  Andalucía es la comunidad “con mayor porcentaje de vacunas puestas”,  pero desgraciadamente y por culpa del Gobierno Central, Aguirre asevera que  “esta semana ha bajado a la mitad el número de vacunas, sobre todo de Pfizer, y ya nos han comunicado que julio, agosto y septiembre seguiremos con unos niveles de llegada de vacunas más o menos a la mitad de lo que nos ha llegado en junio”.

Craso favor se nos hace a la Comunidad esta bajada de vacunas, justo en estos momentos tan delicados, una vez más el Ejecutivo Central no nos trata como a otras Comunidades…

No sé para cuándo la Junta de Andalucía abordará el tema tan árido y comprometido, por lo que tanto económicamente como de desgaste político le supone, del cierre del ocio nocturno. Un cierre que las estadísticas de contagio entre adolescentes y jóvenes está clamando. 

Evidentemente deberá ir acompañado este cierre de ocio nocturno con  la localización y prohibición de los botellones organizados en nuestros pueblos, playas y ciudades. ¿Cuántos contagios debemos de tener para que se haga realidad el cierre nocturno y prohibición de botellones?

Es muy ventajoso que la hostelería sea independiente (del ocio nocturno), ya  que además se ha demostrado que pocos brotes están relacionados con establecimientos de restauración,  en ello les va a muchas economías familiares.  No debemos meter todo en el mismo saco.

Hasta que no mejore la situación epidemiológica, y comience en Andalucía la vacunación de la población más joven, apelo a la sensatez de padres e hijos, a guardar las medidas higiénicas sanitarias lo más estrictamente posible, recordar que hasta el rabo todo es toro.

Brozam. Cursos Manipulador de Alimentos y Prevención Covid

…..




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *