La hostelería sevillana en pie de guerra
Manifestación el jueves 12 de noviembre a las 11:00 horas con inicio en La Campana y final en el Palacio de San Telmo

Y no es para menos… Son de nuevo uno de los sectores más perjudicados en esta nueva etapa en la que se adoptan medidas temporales y excepcionales por razón de salud pública para la contención del Covid-19.

Incomprensiblemente, si comparamos los casos contrastados de contaminaciones en bares y restaurantes por el Covid-19, que no llegan al 3´5% , y los que se producen en los domicilios particulares, en reuniones de amigos y familiares, se hace aún más absurda las medidas que la Junta de Andalucía (así como otras CCAA) han tomado de manera unilateral .

Las quedadas en la calle de los jóvenes, o bien las fiestas ilegales que organizan la gran mayoría (en locales, casas, garajes, parques y plazas…), son para las autoridades inviables de doblegar, controlar, parar o multar. Este es el mensaje que están transmitiendo a los ciudadanos. La hostelería cierra a las 18,00h y las pandillas o reuniones podrán acampar a sus anchas hasta las 22,00horas.

“Lo más fácil” es acabar con la hostelería, restringirla, agobiarla… asfixiarla. Es un sector que protesta poco y se adapta rápidamente a todas o casi todas las circunstancias, y para colmo hasta hay personas que opinan que “ya han ganado bastante”. Gran error éste que están cometiendo los gobernantes con este  tejido empresarial que da trabajo directa o indirectamente a miles de sevillanos. Hablamos de proveedores, comerciales, bodegueros, carniceros, fruteros, camareros, cocineros…

Y  han dicho hasta aquí hemos llegado en silencio, hasta aquí hemos ido soportando la continuas medidas restrictivas, ruinosas, mandando a ERTEs a su personal, siempre cumpliendo las normas que Sanidad ha impuesto en sus negocios (aforos, medidas de separación, gel hidroalcohólico, limpieza extrema, mascarillas…) conscientes siempre que el Coronavirus mata, que es muy contagioso y que deben extremar las precauciones para que los focos no aparezcan en sus locales.

No podemos demonizar al hostelero, es un sector que quiere cumplir y sobrevivir a esta desagradable pandemia, y ve como cada día que pasa cierran más establecimientos. La larga sombra de la quiebra planea sobre sus negocios, y están reaccionando, pidiendo más atención y ayudas a las instituciones.

El próximo jueves 12 de noviembre, la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (HORECA) ha convocado una manifestación para exigir ayudas directas a los empresarios, como ha ocurrido en otras comunidades autónomas. La manifestación partirá a las 11:00 horas de La Campana y llegará hasta el Palacio de San Telmo, tras pasar por el Ayuntamiento y la Avenida de la Constitución.

También la Asociación de Hosteleros de Sevilla ha convocado unas caceroladas el martes 10 y miércoles 11 a las 16:30 por su disconformidad con las nuevas restricciones, que les obligan a bajar la persiana a las 18:00.

Los hosteleros andaluces reclaman que las ayudas directas se paguen por parte de los Ayuntamientos, la Junta de Andalucía y el Gobierno central en función del número de trabajadores y por la facturación del año anterior, como se ha hecho en Madrid, Murcia o Galicia, donde ha habido subvenciones de entre 3.000 y 7.000 euros.

Es la primera movilización de un sector que ya está en pie de guerra y cada vez más unido y coordinado (¡¡¡ojo al dato¡¡), además es conocedor de que cuenta con la simpatía y el apoyo de los sevillanos.

Brozam. Cursos Manipulador de Alimentos y Prevención Covid

….




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *