Cucarachas en la hostelería
Una de los peores disgustos para los empresarios hosteleros es la aparición de cucarachas en su local

Está comprobado que clientela que ve cucaracha(s) en un local, no vuelve a entrar en él, amén del boca a boca que estos clientes puedan provocar, animando al personal a no pisar dicho establecimiento. Lógico, no hay bicho que cause más repugnancia que las cucarachas dentro de nuestro hábitat urbanita.

La mayoría procede de las alcantarillas (secas y calurosas en verano), aunque también anidan y desembarcan en los locales en las cajas de cartón en las que llegan la mayoría de materias primas al establecimiento hostelero.

Dicen que por cada cucaracha que se logre ver hay un promedio de 100 escondidas, y aunque prefieren el calor y los meses veraniegos, ya sabemos que el cambio climático nos ha proporcionado tiempo suave por más meses dentro del año.

En los establecimientos de hostelería las cucarachas suelen habitar en los motores de la maquinaria que se utilizan en los negocios (frigoríficos, congeladores, máquinas de café, tostadoras, grill, botelleros, lavavajillas…) ya que son máquinas en constante actividad y los motores mantienen un calor óptimo y continuo que beneficia a que estos insectos proliferen.

Y ya no es sólo el asco y el rechazo que provocan su sola visión, es que sabemos que estos bichos pueden causar contaminación con bacterias sobre superficies y alimentos, cosa que incrementa el riesgo de enfermedades y alergias.

Las cucarachas más comunes en restauración

La Blatella germánica, conocida como cucaracha alemana, rubia o del café, es la más común en las máquinas de bares y restaurantes y en los lugares donde se manipulan alimentos. Miden de 12 a 15 milímetros de longitud, son de color marrón con dos bandas oscuras en el tórax. Suele aparecer con frecuencia en las máquinas de café (de ahí su nombre común) y en zonas de preparación de alimentos, lugares donde se dan unas condiciones de calor y humedad muy favorables para su reproducción. 

Tiene un alto potencial reproductivo y le gustan los lugares oscuros, estrechos y algo húmedos, se deben evitar grietas por donde escape el agua o dejar restos de comida por el suelo. Estas cucarachas prefieren las zonas lisas, grietas en el suelo y en la pared, o las esquinas para refugiarse.

Estos insectos portan bacterias capaces de transmitir enfermedades como el E. coli, la salmonela, la fiebre tifoidea, el staphylococcus y streptococcus, el cólera, la gastroenteritis, la disentería y la lepra. 

Soluciones, la limpieza lo primero

Como bromatóloga, asesora en higiene alimentaria, no dejo de insistir a mis clientes (sector hostelería) en que  la limpieza extrema, las medidas preventivas básicas y un saneamiento programado con una empresa autorizada.

Ante la aparición de una cucaracha (o varias) es actuar con decisión y desde el principio. La limpieza diaria es fundamental y sin duda ayudará, y mucho, a eliminar de manera continuada: restos de polvo, grasas adheridas a los suelos y muebles, comida o líquidos que hayan caído sobre el suelo, además de ordenar y evitar colocar cajas muy juntas y contactando con el suelo, en sitios oscuros y muy pequeños. También hay que revisar cualquier fisura o fuga por donde se puedan colar los insectos para que no proliferen por todo el establecimiento (grietas en suelos, agujeros en paredes, huecos en techos…).

Cuando seamos conscientes de que tenemos una plaga en nuestro local (ya sea de cucarachas, mosquitas voladoras, hormigas, roedores…) acudir a profesionales especializados en eliminación de plagas para desarrollar una correcta desinfección del local.

Elegir una buena empresa de plagas será esencial para atacar estos problemas pero, también es importante que sepamos qué documentación debemos solicitar a la empresa que nos haga la desinfección y desratización (D+D) 

  1. Diagnóstico de situación. Deberá indicar el estado inicial del local así como una descripción que justifique el tratamiento propuesto por la empresa.
  2. Fichas técnicas de los productos aplicados en el local.
  3. Carnets de aplicador, de todo el personal.
  4. Planos de las instalaciones con cebos.
  5. Inscripción en el ROESB de la empresa de plagas.

Es importante que la empresa contratada esté Inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/Biocidas y que todos los productos utilizados estén autorizados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Brozam. Cursos Manipulador de Alimentos

….




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *