Doce estrategias

Al hablar sobre la situación actual que atraviesa España, son parecidos los diagnósticos que emiten ilustres pensadores especialistas en su campo de trabajo, pero son pocos los que se atreven a emitir una opinión sobre las actuaciones a llevar a cabo.

Traigo a colación las doce estrategias que el profesor Jared Diamond expone en su último libro “Crisis: cómo reaccionan los países en los momentos decisivos” como una invitación a considerarlas como consejos extraídos de la Psicología a modo de hoja de ruta para coyunturas como la que actualmente atraviesa España:1) Reconocimiento de encontrarse en una situación de crisis, huyendo de proclamas propagandísticas que intenten ocultar la situación real. 2) Asunción de responsabilidad, evitando el victimismo y la autocompasión. 3) Delimitación de aquellos campos que requieran cambios selectivos, haciendo que políticas importantes queden fuera de la discusión. 4) Solicitud de ayudas de otros países o foros comunitarios, documentando las necesidades y su forma de satisfacerlas. 5) Adopción de modelos de identidad nacional, aunando voluntades e integrando las divergencias. 6) Llevar a cabo periódicamente una autoevaluación honesta, reconociendo errores y pidiendo perdón por los fallos cometidos. 7) Servirse de la experiencia histórica de crisis nacionales anteriores. 8) Dotarse de paciencia ante los fracasos de medidas erróneas. 9) Ser flexible en las medidas económicas. 10) Exponer y asumir valores fundamentales, pues el código moral de un país es igual al de una persona. 11) Trabajar por disminuir los condicionamientos geopolíticos que puedan limitar los cambios y 12) Mostrar firmeza y convicción a la hora de implementar las medidas.

Espero que esta aportación llegue a oídos de algún dirigente que se las haga llegar a quien proceda.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

1 Comment

  1. José Antonio Molino dice:

    Una reflexión llena de sentido común y lógica, y que por ese mismo motivo, parece imposible de aplicar hoy en día en la política española, para desgracia de los españoles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *