El valioso hospital que ahora tendría Sevilla, pero que el Gobierno socialista dejó morir

Resulta lamentable, pero obligado, mirar ahora hacia el Hospital Militar, abandonado desde 2004 por el Gobierno andaluz del PSOE. Cuánto hubiera servido en estas graves circunstancias para ampliar notablemente la cobertura de las urgentes necesidades sanitarias en la crisis del coronavirus. Pero lleva 16 años cerrado por culpa de la dejadez absoluta del Servicio Andaluz de Salud (el SAS) desde que se lo cediera el Gobierno central de Aznar, en la hartura de que la Junta de Andalucía socialista se lo reivindicara y lo usara constantemente como arma política de confrontación. El Hospital Militar, vacío y destrozado por el vandalismo, es toda una cruel paradoja ahora que se ha necesitado en Sevilla hasta medicalizar sus hoteles.

 El 15 de julio de 2018 Sevillainfo denunciaba públicamente la situación en la que se encontraba el Hospital Militar: “Una visita a las aún imponentes instalaciones del Hospital Militar de Sevilla puede poner los pelos de punta al más aguerrido de los reporteros. Como si de un escenario apocalíptico se tratara, la naturaleza y los vándalos se van apoderando poco a poco, sin prisa pero sin pausa, del Hospital Militar de Sevilla”.

Tan pronto como el Gobierno central presidido por José María Aznar lo transfirió a la Junta de Andalucía atendiendo las continuas reivindicaciones de esta para que el SAS se hiciera cargo del Hospital Militar, el edificio nunca llegó a cumplir sus funciones y el Gobierno socialista del cortijo andaluz lo abandonó por completo, convirtiéndolo en el juguete roto de sus pulsos políticos con el PP. Aquel reportaje de Sevillainfo describía con detalle en 2018, cuando tantos deterioros se habían permitido causar desde 2004, la situación drástica del Hospital Militar:

“Una mole impresionante de más de 750 camas abandonadas a su suerte desde que el Gobierno central, entonces gobernado por el popular José María Aznar, decidiera transferirlo al Servicio Andaluz de Salud como consecuencia del desgaste que le estaban ocasionando las continuas protestas, resoluciones parlamentarias, municipales, de los Ayuntamiento de la provincia y la presión mediática para que el entonces Hospital Militar Vigil de Quiñones fuera traspasado a la sanidad pública andaluza, necesitada de un nuevo hospital que viniera a dar respuesta a la creciente demanda de servicios sanitarios y hospitalarios de los sevillanos. La política de confrontación, con una sociedad y unos medios movilizados dieron sus frutos y se consiguió su traspaso al SAS”.

La falta de visión de futuro  -y hasta de presente-,  pública y notoria en el Gobierno socialista de Andalucía, ha terminado por encontrarse con un ejemplo actual de máximo relieve: en la batalla ante una pandemia mundial se siente ahora el vacío incomprensible de no contar Sevilla con un hospital de la envergadura que hubiera sido el Militar.

Los pormenores de toda la desidia socialista en una materia tan trascendente siempre para los ciudadanos como es la sanitaria, pueden seguirse desde estas líneas en el enlace de aquella denuncia que hizo Sevillainfo y que resbaló también al Gobierno de Susana Díaz.

El abandono del Hospital Militar, un crimen. 14 años cerrado y silencio social y administrativo

….


Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *