El edificio de La Florida prosigue las obras a buen ritmo tras los fabulosos hallazgos arqueológicos encontrados

Continúan a buen ritmo las obras, y parece que esta vez con paso firme y seguro, en el edificio de La Florida que rodean también las avenidas de Menéndez Pelayo y Luis Montoto y en cuyo subsuelo fueron encontrados el año pasado los restos de unas macrodependencias portuarias de época romana, del siglo I a. de C., ligadas a la cercanía del arroyo Tagarete, así como las trazas del barrio mudéjar extramuros de Benialofar, entre otros muchos hallazgos de principal importancia histórica.

 

 

Desde que en 2006, aproximadamente, se produjera el desalojo de los inquilinos finales de renta baja que ocupaban las últimas dependencias, dicho solar ha sufrido numerosas vicisitudes y, tras comenzar las obras de reafirmación de su perímetro de fachadas y vaciado del interior, se tuvo que enfrentar a un parón por el período de crisis económica que afectó de lleno al sector de la construcción apenas iniciada la excavación de sus cimientos, período que fue aprovechado para iniciar las primeras catas arqueológicas ordenadas por la Delegación de Cultura.

 

 

Desde entonces para acá, los retrasos en la obra han sido muy diversos y por variadas circunstancias, pero buena parte de ellos debidos a la trascendencia y el valor arqueológico de lo que se iba descubriendo a medida que se ahondaba hasta los seis metros de profundidad, cota aproximada de la época romana y vinculada a la proximidad del río o arroyo Tagarete que iba a desembocar al río Betis (Guadalquivir) a la altura de la Torre del Oro, después de conducirse por lo que ahora mismo es la calle San Fernando, por delante del Rectorado de la Universidad.

Por este punto de La Florida, donde se encuentran visibles aún los restos de los antiguos caños de Carmona, anejos a un puente que atravesaba el dicho arroyo, cruzaba también la Vía Heraclea, antecedente de la Vía Augusta, por donde, al parecer, entró a la ciudad el emperador Julio César. Un pequeño tramo de dicha Vía se encuentra entre los hallazgos realizados.

En los restos de los caños más cercanos a la muralla (hoy desaparecida en este tramo) se colocó en 1993 una placa de cerámica que representa a la Virgen de las Madejas, una imagen que la tradición sugiere que fue colocada por Alfonso X el Sabio, con el símbolo del NO8DO, como así lo documenta Gonzalo Argote de Molina en pleno siglo XVI. Ya en el XVIII, Cristóbal Ramos talló una imagen para la hornacina, que fue profanada durante los sucesos de la llamada “Revolución Gloriosa” de 1868, tras lo cual fue trasladada a la cercana iglesia de San Roque, donde permaneció hasta que desapareció tras el incendio sufrido en los inicios de la Guerra Civil junto al Cristo y Convento de San Agustín.

 

 

 

Según el arqueólogo Miguel Ángel de Dios, que le desveló en una poderosa entrevista concedida a J. Félix Machuca en ABC de Sevilla en mayo de 2019, la importancia de los hallazgos registrados hasta entonces, en el solar que ocupa este edificio, de 4.300 metros cuadrados y destinado en el futuro a viviendas y bajos comerciales, han sido encontrados los restos de importantes dependencias portuarias de gran tamaño, además de edificios que debieron ser oficinas de este puerto secundario de Hispalis e incluso restos de un templo en el que había restos cerámicos conteniendo ofrendas, tal vez relacionadas con el culto a Némesis (una deidad de la mitología griega vinculada a la justicia y al castigo por la falta de mesura), de semillas incineradas, palomos y pichones, jabalíes y las tachuelas de dos sandalias que serían de cuero, además de algunas lucernas con grabados de Júpiter, Mercurio y Apolo.

Anejos a todo ello se encontraron restos de edificios de buena traza y por tanto pertenecientes a clases acomodadas, así como, en cotas superiores, los trazados de un barrio posterior, de época almohade y mudéjar, que se conocía como Benialofar y que habría tenido un aspecto parecido al del actual Barrio de Santa Cruz, pero situado en la ladera del propio arroyo Tagarete.

Los especialistas sostienen que este puerto secundario de la Hispalis romana debió servir para el traslado y almacenamiento de mercancías en barcazas de poco calado o vientre plano, que eran las que podrían desplazarse hasta su desembocadura junto al puerto principal de la ciudad, que se ubicaba en la zona aproximada de la avenida de la Constitución o sus aledaños, y de ese modo viajarían las mercancías llegadas de la campiña para su embarque definitivo hacia Roma.

Como muchos sevillanos recordarán aún, los restos de los caños de Carmona ubicados muy cerca de este edificio habían quedado empotrados y protegidos por el hormigón que sirvió de base durante décadas a la pasarela que salvaba las vías de ferrocarril que se dirigían a la Estación de Cádiz, donde hoy se ubica el Mercado de la Puerta de la Carne. Dicha pasarela fue desmontada con motivo de la transformación sufrida en la ciudad por la celebración de la Expo 92, al mismo tiempo que otra de parecidas características, en paralelo pero en la avenida de Ramón y Cajal, y sólo se mantuvo por su hermosa factura el llamado puente de San Bernardo, alineado con las anteriores, pero dando acceso a la avenida de Eduardo Dato.

 

 

Este edificio de La Florida, cuyas obras, ahora retomadas continúan a buen ritmo y en el que ya no pueden verse los cimientos porque se han iniciado los encofrados al aire, albergará una planta más de las que ya tenía, pero esta última retranqueada, con terrazas adelantadas que aminoren la volumetría y el impacto visual. Se calcula que los plazos de ejecución se prolongarán aún por dos años.

Aunque no hay certeza de ello, se cuenta que la recuperación y transformación de este hermoso edificio estaría detrás de la sorpresiva y acelerada salida del Sevilla FC del entrenador castellano-manchego Juande Ramos, en mitad de la temporada 2006-2007, tras haber cosechado importantes éxitos y haber logrado el título de Mejor Club de Fútbol del Mundo por los resultados económicos y deportivos obtenidos en los dos años anteriores, pues, al parecer, se habría hecho con la propiedad de buena parte de los bajos comerciales que rodearán a dicha manzana y, ante los retrasos en la obras y para hacer frente al pago de las correspondientes hipotecas, prefirió aceptar la jugosa oferta pecuniaria recibida por aquellas fechas desde el club londinense del Tottenham Hotspur.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *