El progreso 

 

A veces no hay nada más falso que una idea buscando ser la rima de otra. ¿Se acuerdan de “yo quisiera ser civilizado como los animales”? Creo que mi admirado Roberto Carlos, autor de bellísimas canciones, se confundió bastante dejándose llevar por una impresión romántica, sólo una impresión, que no tiene nada que ver con la realidad.

Porque los animales no son civilizados, sino animales. Y su mundo  -esto lo sabe cualquier observador estudioso de sus hábitats y ecosistemas-  está atrapado por una cadena alimenticia que los mantiene vigilantes para lograr casi al segundo la supervivencia. Se matan unos a otros, se comen unos a otros.

El hecho de que haya ladrones, asesinos o torturadores, no puede hacer pensar que nuestra raza está igualada en ellos. Como una vez me dijo un amigo, el ser humano ha sido capaz de disparar en la nuca de otro, pero también de componer la Novena Sinfonía. Muchas veces se ha dicho que “el hombre es lobo para el hombre”. Y también que el perro es su mejor amigo. Yo seguiré pensando que el mejor amigo del hombre no es el perro, sino otro hombre. Y si alguien está tan convencido de que los animales son civilizados, puede irse tranquilamente a la selva y convivir con gorilas, serpientes y cocodrilos, por citar unos cuantos. Además que en el mar ya se ha visto sobradamente que los tiburones siempre nos esperan para estrecharnos la mano.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *