Los seis cazas del Ala 11 del Ejército del Aire han participado en las tareas de seguridad del espacio aéreo de los países Bálticos durante los últimos cuatro meses en una misión de la OTAN

Este lunes aterrizaban en la Base Aérea de Morón los seis cazas del Ejército del Aire que han participado con éxito en la operación militar de la OTAN Polícia Aérea del Báltico (BAP), cumpliendo así la segunda misión de estas características que se ha prolongado de mayo a agosto, tras desempeñar tareas similares desde 2014 desde la Base Aérea de Ämari, en Estonia.

La operación BAP comenzó en el año 2004, cuando Lituania, Letonia y Estonia entraron a formar parte de la OTAN, y su objetivo es la vigilancia del espacio aéreo de estos países sin aviación de combate. La misión es defensiva y esta destinada a cubrir las limitaciones que en materia de Defensa tienen los países bálticos. España es miembro activo de la operación y participa periódicamente en la misión. 


Ésta es la quinta ocasión en la que los militares españoles han sido desplegados en esta misión.

Uno de los aparatos del contingente español protagonizó a principios de agosto un incidente al lanzar accidentalmente un misil en modo “autodestrucción”durante unas maniobras en una zona del suroeste de Estonia sin que la acción tuviera consecuencias.  El avión de combate participaba junto a otro Eurofighter español y dos aviones militares Mirages 2000 franceses en una misión de adiestramiento, cuando se produjo el incidente, tras el cual regresó sin novedades a la Base Aérea de Siauliai (Lituania), donde las aeronave se encuentraban destacadas.