Un numeroso grupo de ciudadanos se están agrupando a través de las redes sociales y grupos de mensajería instantánea para “hace frente” a la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía por sancionar con 170.000 euros a las franciscanas clarisas del Monasterio de Santa Inés, por  restaurar el órgano de “Maese Pérez” sin haberlo solicitado a la administración autonómica. “No permitiremos que las monjas paguen un sólo céntimo. Estamos dispuestos a librar una batalla campal“, afirman en un comunicado.

Este grupo de sevillanos, interesados en el cuidado y la protección del patrimonio histórico de Sevilla, denuncian que desde la delegación provincial de Cultura de la Junta han “amenazado con iniciar acciones” si la sanción impuesta a las clarisas, de economía muy pobre, “trasciende a los medios de comunicación”. “Estamos dispuestos a todo para defender a las monjas de este atropello” afirman, mientras recuerdan que la consejería de cultura se comprometió hace 25 años ” a arreglar el convento entero, y no han hecho nada, pero nadie les sanciona a ellos”.

El 12 de junio de 1.990 el entonces consejero de Cultura, Javier Torres Vela, suscribió con doña Mercedes Gaviño Vela, en aquellas fechas abadesa del Real Monasterio de Santa Inés, un convenio a través del cual las monjas cedían a la Junta las antiguas naves dormitorios de las plantas baja y alta del convento situado en la calle doña Maria Coronel, así como el compás de acceso como sala de exposiciones, por un periodo de 50 años.

La Junta sólo ha rehabilitado la sala de exposiciones

Según este grupo de ciudadanos comprometidos, la Junta no ha hecho frente en estos 25 años a sus compromisos suscritos en el convenio, como la rehabilitación y acondicionamiento de la zona del antiguo noviciado, quince nuevas celdas, la adecuación para una hospedería de la zona de
antigua portería, incluyendo la adecuación de sus cubiertas y fachadas. Cultura también se comprometió a la rehabilitación de las antiguas naves para adaptación como dormitorios y la restauración de la azulejería  y de las pinturas murales de la galería alta del Claustro del Herbolario, todo ello con un presupuesto de 385 millones de pesetas, unos 2,3 millones de euros. La Junta se comprometió entonces a la realización de las obras de restauración del Convento, comenzando por el Refectorio y siguiendo por la rehabilitación de las antiguas naves dormitorios, que, indicaba, se
efectuaría simultáneamente con las de acondicionamiento de los nuevos dormitorios en la zona del antiguo noviciado. La Junta, en estos 25 años, sólo rehabilitó la sala de exposiciones, olvidándose del resto.

Mientras la consejería de Cultura hace caso omiso a sus compromisos, las monjas clarisas apenas pueden hacer frente a la grave situación en la que se encuentra el convento de Santa Inés. Una sanción como la impuesta por la Junta de Andalucía sería “inasumible”. Los sevillanos comprometidos con el convento afirman estar dispuestos a movilizarse para que las monjas “no paguen un céntimo” y que la Junta de Andalucía asuma unas responsabilidades que adquirió hace 25 años.