Meteorología, Semana Santa y negocios en Sevilla

A menos de seis días para el comienzo de nuestra Semana Santa, sevillanos y visitantes (me niego a generalizar llamando turista a todo el que viene de fuera de nuestra provincia) están con la vista puesta en el cielo, ante la posibilidad de que las lluvias (y el mal tiempo en general) puedan arruinar la semana más aguardada por todos los cofrades hispalenses (y foráneos).

Tras dos largos años de pandemia en los que la Semana Santa se ha visto interrumpida por la crisis sanitaria a causa del Covid, nadie desea que en este año, en donde ciudadanos, comerciantes y hosteleros están deseosos de poder estrenar y oler a incienso en la calle, la meteorología le vaya a jugar una mala pasada.

Los meteorólogos, a estas fechas, en pleno mes de abril (insultantemente variable) no se atreven a predecir aún cómo se presentará (y desarrollará) la Semana Santa, lógico, si pensamos que siete días son muchos días para prever su comienzo, y siete días que dura la semana, son muchas jornadas para aventurarse a un pronóstico fiable.

Las páginas de internet Booking y Airbnb arden estos días, algunos buscando alojamientos y otros estimando el tiempo límite para anular sus reservas (sin costo alguno). Tanto unos como otros (internautas) consultan hasta última hora los partes meteorológicos , antes de lanzarse a un viaje que por las fechas (temporada alta) es caro, y que si desgraciadamente los pronósticos auguran mal tiempo, saben que las Hermandades no saldrán de sus iglesias y sus esperanzas de ver cofradías en la calle y disfrutar de Sevilla y sus bares, se irán al traste.

Estos gurús del tiempo, en fechas señaladas (Navidad, puentes, Semana Santa, Feria de Abril…) se ven muy presionados por las circunstancias, y saben que errar en las predicciones supone una contrariedad y decepción a los que realizan viajes de ocio e invierten sus salarios en ellos.

La lluvia, aun siendo en Sevilla una maravilla (frase que hizo popular Audrey Hepburn en My fair lady), lo cierto es que desluce totalmente la Semana Santa y mucho la Feria de Abril.

Hoy por hoy, nadie en su sano juicio garantizará el tiempo que hará el 10 de abril, fecha de arranque oficial de nuestra semana grande y santa, pero yo adjunto el parte del meteorólogo Antonio Salado, que en su cuenta de Twitter ha comentado que las previsiones siguen hablando de un “tiempo variable” que podría empeorar a partir del Domingo de Ramos. Mientras que para el Viernes Santo y el Sábado de Pasión se esperan cielos con intervalos nubosos y  un viento débil variable, a partir del Domingo de Ramos se espera la presencia de “una borrasca por el noroeste peninsular” que “dejará cielos nubosos”. “Es posible que se registren algunas precipitaciones durante las dos primeras jornadas”. O sea, el domingo de Ramos y el Lunes Santo. A partir del Martes Santo, “las altas presiones podrían dominar el resto de días”. En cualquier caso, el nivel de confianza hasta el Miércoles Santo es muy bajo.

En el escenario actual, el sector hostelero, que comienza la recuperación económica, tras la pandemia, mira con especial interés estos días la predicción meteorológica. Ellos saben mejor que nadie que el dicho de “suelo mojado, cajón seco” es una máxima en sus negocios.

La climatología influye en las contabilidades de los negocios, de eso no hay duda. Y como aún faltan días para su comienzo,  la Semana santa es muy larga y abril muy caprichoso, esperemos que la “Diosa de la Fortuna” nos regale una semana sin lluvias.

Por cierto, el martes Santo espero que luzca el astro rey, y poder hacer mi estación de penitencia junto a mi Cristo de la Buena Muerte (Los estudiantes).




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *