La Audiencia Provincial de Sevilla ha hecho público este miércoles el veredicto del jurado popular que, por unanimidad, ha declarado culpable a Manuel R.M. de asesinar de 40 puñaladas a su expareja, la hija menor de la cantaora flamenca Juana Vargas, hechos ocurridos en Lebrija en diciembre de 2015.

El jurado le considera culpable de los delitos de asesinato con alevosía y ensañamiento, maltrato habitual, allanamiento de morada y quebrantamiento de medida cautelar, ya que incumplió la orden de alejamiento que tenía respecto a su exmujer. El veredicto señala que el acusado mató a su víctima “de forma intencionada y sorpresiva, aumentando innecesariamente su dolor”, y le acusa de haber ejercido sobre su exmujer “violencia física y psíquica” de forma “habitual”, de haber quebrantado la orden de alejamiento y de haber accedido a la vivienda de la fallecida “en contra de su voluntad”.


El jurado popular, además, ha rechazado las tres atenuantes alegadas por la defensa del acusado, como son las de actuar bajo los efectos de las drogas; arrebato u obcecación, y confesión.