Julio Cuesta: “La Iglesia se ha conformado con muy poco para tener a sus propios líderes”
Entrevista con el pregonero de la Semana Santa de Sevilla (y II)

“Son nuestros valores y nuestros principios como cultura judeocristiana los que han procurado el progreso del mundo”

“Hay que interpretar la caridad como fruto de la oración para abandonar ese carácter de ONG que parece que tenemos que tener”

 

Julio Cuesta, flanqueado por Francisco Vélez y José Roda, presidente y vicepresidente del Consejo de Cofradías. Foto: Ángel José Ruiz Calafat/Cinturón de esparto

 

La charla con Julio Cuesta, pregonero de la Semana Santa de Sevilla, es tan densa y profunda que se ha hecho necesario partirla en dos para darle la importancia que, creemos, realmente tiene. Incluso en esta segunda entrega hay dos partes, aunque más diferenciadas en la forma que el en fondo.

De la política, de la Iglesia…

Una de las cosas que definen esta convulsa época son los actos y actuaciones políticas tan contrarios a los valores que defienden -defendemos- los cofrades y la virulencia con que se han manifestado. Cuesta no sólo no rehúye el debate, sino que, mostrándose categórico, expone con claridad su postura y cómo afectará al pregón que está escribiendo.

“Quiero llamar a la rebeldía interior. A esa indagación que hace cada uno dentro del alma y que provoca que le hierva la sangre, que nos hace más comprometidos. Si del parón este vamos a reafirmar que son nuestros valores y nuestros principios como cultura judeocristiana los que han procurado el progreso del mundo, ¡eso hay que decirlo!”.

No baja el tono para resaltar con firmeza: “Quien vino hace más de 2.000 años dio un mensaje de dignidad para el ser humano que nadie había dado. Y ha habido tormentas, tempestades e ideologías de todo tipo a lo largo de la Historia y ese mensaje no ha sido superado”. Y, tras una pausa en la que, serio, te mira fijamente, concluye: “Ni lo será”.

Pero va más allá. Cuando el periodista le dice que eso llama a la tranquilidad, replica: “Llama al compromiso. En España hay cincuenta y tantos mil púlpitos, la plataforma de comunicación más eficaz que tiene el país y no se está viendo. La Iglesia no ha aprovechado eso, se ha conformado con muy poco para tener a sus propios líderes. Ya veremos si eso cabe en el pregón… –risas– No me quiero meter en camisa de once varas ni ser reivindicativo…”

Pues, de momento, dicho está.

Del alma del pregón

“Hablamos de un espacio temporal de hora y pico en el que hay que anunciar un acontecimiento de siglos, la Semana Santa de Sevilla. Y ese acontecimiento se ha visto interrumpido por un drama universal. Pero hay que resaltar lo que significa un desfile procesional y la devoción a nuestras advocaciones, que son siempre el enganche del lo espiritual, del alma, con la Divinidad”

Hemos recibido un cimbronazo tan grande que debemos sacar consecuencias. Y darnos cuenta de dónde podemos encontrar referencias de consuelo y esperanza, advocaciones de nuestra Semana Santa”.

“Haré todo lo que pueda para transmitir que de esto tiene que salir una sociedad mejor. Más comprometida más solidaria, más enganchada al mensaje de humanidad de Jesucristo”.

“Tenemos que ahondar en nuestras raíces. Creíamos que todo el monte era orégano y no, tenemos que seguir buscándolo. ¿Dónde? En nuestra forma de ser, nuestra idiosincrasia, en vivir los sentimientos. En interpretar la caridad como fruto de la oración para abandonar ese carácter de ONG que ahora parece que todos tenemos que tener. En profundizar en los valores espirituales que llevamos dentro”.

“El pregón es la exaltación de una manifestación maravillosa de religiosidad popular y de culto público. Y por eso hay que llamar la atención sobre ella. Ése es el sentido del pregón”.

 

….




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *