El “frente malaguita” redobla esfuerzos para desbancar a Virginia Pérez en el PP provincial. “Alguien” está regularizando el pago de cuotas de muchos afiliados

Mientras en España se derrumban pactos y se reconstruyen alianzas entre distintas fuerzas políticas en un cambalache difícil de entender para el ciudadano de a pie, el PP de Sevilla continúa adelante con los prolegómenos de un congreso que habrá de celebrarse el próximo 27 de marzo y en el que se decidirá si continúa al frente el equipo que preside Virginia Pérez o si le tomará el relevo el actual alcalde de Carmona, Juan Ávila, cuyos polémicos ataques a la candidatura rival alcanzaron esta semana visos de lucha fratricida y que ha iniciado una pelea sin cuartel con el apoyo de la dirección regional del partido.

“Cuentan las lenguas antiguas” (como reza el himno sevillista) que el “frente boquerón” o “frente malaguita”, representado por el presidente regional del partido y presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, así como por el consejero de la Presidencia y presidente del PSOE malagueño, Elías Bendodo, se está tomando muy a pecho la tarea de desbancar a los “sevilllitas”, representados por Virginia Pérez, con el apoyo, entre otros, de tres ex presidentes provinciales (Ricardo Tarno, José Luis Sanz y Juan Bueno) y por el ex ministro José Ignacio Zoido.

Juan Ávila, que en mitad del proceso sugirió la idea de que las firmas de los militantes que no tuvieran sus cuotas al día también pudieran servir de avalistas de las distintas candidaturas, se encontró de frente con la rotunda realidad y sólo obtuvo un exiguo respaldo del 28% de los avales, frente al 82% que logró recoger la actual presidenta provincial.

Esta desventaja aparente está tratando de ser corregida en los últimos días por la candidatura del carmonense, candidato improvisado de última hora, que redobla esfuerzos en la labor y se dice que una entidad bancaria de la Plaza Nueva está registrando pagos masivos de cuotas de afiliados que no estaban al corriente, con la intención de equilibrar la balanza de apoyos de uno y otro de cara al día del congreso.

Lo singular es que no serían los propios afiliados los que estarían regularizando su situación y pagando tales cuotas, sino que se estima que ‘un alguien’ se habría encargado de dicha tarea para garantizarse los apoyos necesarios.

El río suena y va lleno de agua, no muy limpia, pero amenaza con desbordarse en una lucha de banderías en mitad de esta tormenta de riesgos y amenazas partidarias y de pactos en un alambre.

Por el momento, las llamadas a la unidad con un tercer posible candidato de consenso para todas las partes, entre los que se barajó la del ex presidente provincial y actual alcalde Tomares, José Luis Sanz, parece no haber calado y continuarán las maniobras en la oscuridad.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *