Casi dos años de abandono de la Cruz de la Inquisición del Ayuntamiento
Juan Carlos Cabrera: "el pasado 14 de julio el Ayuntamiento firmó el contrato para la restauración de la Cruz"

El Gobierno municipal de Juan Espadas es puro letargo. Para todo. Y si algo avanza es a paso de tortuga, no ya en los grandes proyectos que la ciudad tiene pendientes, sino en las funciones más ordinarias y comunes propias del Ayuntamiento. Un desastre en el mantenimiento diario de la ciudad, que está en manos de un equipo incapaz de abarcarla. Este año el no va más con los toldos. Sigue también abandonada a la desidia la Cruz de la Inquisición, junto a la fachada de la Casa Consistorial que da a la Plaza de San Francisco, en el rincón situado entre el Arquillo y la puerta de la Sala Capitular. 

A principios del mes de septiembre de 2019, en la madrugada del día 10 para ser exactos, el monumento fue destrozado por quien no pudo identificarse con certeza, pues la cámara allí instalada con la finalidad de registrar cualquier acto delictivo, resultó descubrirse entonces que tampoco funcionaba. Van a cumplirse dos años del suceso, pero por lo visto eso es muy poco para este Ayuntamiento que aún no ha restaurado una pieza artística que forma parte del entorno más monumental y céntrico de Sevilla. 

La Cruz sigue con los brazos mutilados. Y resulta vergonzoso recordar que el mensaje del Ayuntamiento de Sevilla en Twitter fue entonces el siguiente: “Esta noche se ha producido un grave acto vandálico contra el patrimonio de Sevilla: la Cruz del Ayuntamiento en la Plaza de San Francisco, junto al arquillo”. Se comprueba al cabo del tiempo que la noción de “grave” para Ayuntamiento es bastante relativa y puede permitirse la tranquilidad y sosiego en devolver a la Cruz su aspecto original.

Juan Carlos Cabrera ha aclarado hoy, ante la denuncia de Ciudadanos, que “el pasado 14 de julio el Ayuntamiento firmó el contrato para la restauración de la Cruz de la Inquisición adjudicado por un importe de 9.000 euros más IVA a la empresa Atelier Samthiago. Los trabajos por tanto está previsto que arranquen de forma inminente una vez que se realice la programación de actuaciones y los trabajos previos”. “Es falso que este gobierno esté en silencio. De hecho, dimos todos los datos y explicaciones en la última comisión de fiscalización que es el órgano creado para aclarar cualquier pregunta o duda de los grupos políticos. Por tanto, total transparencia”, apunta Juan Carlos Cabrera, quien recuerda que el contrato tuvo que retrasarse en su primera licitación por un fallo administrativo que se subsanó por parte de los funcionarios responsables de la contratación. Sin embargo, en la segunda tramitación los plazos van según lo previsto.  

El contrato del servicio de restauración pertenece a la Casa Consistorial y por tanto a la Delegación de Gobernación y Fiestas Mayores y se licitó por un importe de 13.363 euros con base en un proyecto técnico en el que ha colaborado el equipo técnico del Alcázar. Una vez firmado el contrato, el objetivo es que los trabajos arranquen lo antes posible y tienen una duración máxima de dos semanas. 

La Cruz forma parte del conjunto arquitectónico de estilo plateresco del Ayuntamiento, antes Convento Casa Grande de San Francisco (que llegó a ocupar el espacio de lo que después sería la Plaza Nueva). Data de 1903, cuando sustituyó a una anterior de 1703, el año de la ejecución del último auto. Precisamente la Cruz vino a testimoniar el fin de tan deplorable y nada cristiano ni evangélico tribunal eclesiástico, uno de los grandes pecados de la Iglesia Católica a lo largo de su historia. 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *