Italia pierde su liderazgo debido a la aprobación de una nueva ley que se opone al juego de azar

Muchas son las relaciones que tienen las principales autoridades auditoras de los juegos de azar en el mundo, con las distintas empresas que existen en sus territorios.

Si pensamos en Estados Unidos debemos considerar que la apertura de los juegos de azar y sistemas de apuestas para todo el país, y no solo en Nevada donde se afincan Las Vegas,  es considerado como un contexto de apertura y de inicio de relaciones favorables entre el gobierno americano y estas organizaciones, como nunca antes habían existido en el país, llenando a los 49 Estados restantes de la súper potencia mundial, de posibilidades aabrir nuevos negocios y nuevas formas de hacer dinero.


También podemos considerar el caso de España, donde si bien la relación con el juego siempre ha sido permisiva, el ente regulador de los sistemas de apuestas, conocido como DGOJ, ha recibido este año el galardón a “Mejor Regulador del Año 2018” por sus excelentes políticas en materia aplicadas durante dicho periodo. Esas actuaciones han permitido respetar los derechos de los consumidores dentro de los juegos y apuestas, ya sean estos físicos o interactivos.

No obstante, existen países donde esta relación no va contan buenos ojos como los comentados con anterioridad. En el caso de Italia, la subida de público participante en estos sistemas, 40% de la nación según la encuesta publicada por Tragaperras Web, han encendido las alarmas dentro del gobierno de dicho país europeo. Llevando al Legislativo a tomar medidas restrictivas contra las organizaciones asociadas a estas actividades, para intentar socavar estos resultados.

Esto se traduce en dificultar las medidas de acceso y salida de empresas comerciales en este tipo de mercado, tales como pagar altos impuestos por la salida de su conglomerado del territorio italiano, así como del territorio europeo, gracias a altas multas de por medio. Además, tendrán que devolver la cuantía exacta que el gobierno les ofreció al empezar su negocio, si recibieron, solo para empezar su salida de los límites territoriales.

Por otro lado, en aras de combatir la ludopatía y enfermedades asociadas al juego el país, también se vió en la necesidad de prohibir o anular la publicidad de todas estas plataformas que existan a nivel físico y online dentro del estado italiano, significando esto una pérdida de ingresos y nuevos clientes para el mercado, así como a promoción de sus servicios. Una característica fundamental de toda empresa moderna durante estos tiempos tecnológicos y visuales, donde la publicidad masiva predomina en todo el planeta.

Todas estas restricciones dentro del “Decreto Dignità” presentan un augurio muy oscuro para el negocio de las apuestas dentro del país de Europa occidental, dificultando mucho sus márgenes de maniobra dentro de su atracción y conservación de nuevos clientes, así como la salida del mismo a países vecinos, donde las legislaciones no son tan estrictas pero el público objetivo es distinto. Sin duda, hay mucho que reflexionar sobre este tema en esas lides de Europa.