Sin toros en la Maestranza de Sevilla en 2021, la empresa vuelve a quedar en evidencia

Carpa que se instalaba ayer en el paseo Colón para presuntos tests de antígenos pero, en realidad, para seguir con el paripé Firma foto: Empresa Pagés

 

No se llamen a engaño. Ni la empresa Pagés es una mártir (está muy, muy, muy, lejos de serlo) ni el gobierno de Moreno Bonilla (y socios) un diablo. Este año 2021 no habrá toros en la Maestranza durante la Feria de Abril porque no puede haberlos. Y lo malo es que la empresa -esa misma que la afición de Sevilla lleva sufriendo desde hace casi un siglo- lo sabía. Sí, lo sabía a pies juntillas.

¿Ha habido, desde la presentación de los carteles el 12 de marzo, algún momento en el que la situación sanitaria lo permitiera? No. Ni uno. Al contrario. 

¿Y qué ha hecho la empresa Pagés? Echarle un pulso a la Junta de Andalucía desde el primer día amenazando (¡amenazando!) con que o 50% o nada. Ni la atinada intervención de Elías Bendodo poniendo a Pagés en su sitio hizo que ésta frenara. Antes al contrario, se lanzó por un precipicio de brindis al sol y de asumir el papel de víctima señalando a su verdugo.

Hasta tal punto llegó, que bordeó el ridículo con una impostada y falsa campaña de imagen (incurriendo, además, en spam continuamente) en la que contó con los toreros (el empresario manda) y con el apoyo de la fiel y acrítica prensa sevillana, donde don Ramón Valencia se ha anunciado convenientemente

Pero llegaba la hora de los abonos y, con su habitual estilo rayano en el gansterismo, amenazó también a los abonados con dejarlos sin su asiento si no pasaban por taquilla. Y, por supuesto, impuso unos precios abusivos para un ciclo con menos festejos (y todos imaginarios). Ahora hay que devolver ese dinero (excepto el de las reservas por internet, que está ganado y guardado) aunque cualquiera sabe qué ha generado.

El colofón llegó ayer mismo.

Mientras la Comisión de Salud Pública se reunía, Pagés seguía a lo suyo, incluso a pesar de que hubiera pasado ya una semana desde la última advertencia de la Junta sobre el mantenimiento de las normas. El enroque ahora, sabiendo más que sobradamente que no iba a haber festejos, era que el gobierno regional era el que tenía que anunciárselo. O sea, la Junta de Andalucía tiene que decir que un empresario no va a ejercer su actividad. De locos.

Al final, lo esperado desde el principio. No habrá toros en Sevilla esta primavera y ya veremos si durante el resto del año. Pagés, con Ramón Valencia al frente, ha vuelto a demostrar su calaña de empresa y su poco apego a la fiesta de los toros.

¿Podría ser que la resolución del contrato con la Real Maestranza de Caballería esté más cerca que ese 2025 que recogen los papeles? Movimientos está habiendo.

Igual en un próximo artículo…




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *