Entrevista al Doctor Juan Manuel Poyato. Verdades y bulos del coronavirus

Juan Manuel Poyato Galán (Sevilla, 1970) es Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla. Especialista en Urología, Andrología y Medicina Sexual. Es Miembro Correspondiente de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla, así como destacado integrante de las principales Sociedades Científicas. Ha recibido importantes menciones y premios académicos por su labor tanto investigadora como asistencial. En el terreno de la Historia Militar ha sido distinguido con el Premio Joaquín Albarrán (2003) por sus investigaciones sobre el Holocausto. Destacar también la publicación de su libro “Bajo el Fuego y sobre el Hielo. La Sanidad en la campaña de la División Azul”.
¿A día de hoy, aparte de la prevención, el diagnóstico adecuado de los nuevos casos y el desarrollo de herramientas eficaces para mejorar el tratamiento de los afectados, qué otras estrategias sugiere para afrontar la guerra integral contra el Coronavirus?

Las características de cualquier sociedad definen el curso evolutivo de cualquier problema de salud poblacional; los ámbitos económicos, biológicos, antropológicos, ecológicos, culturales, religiosos, tradicionales, etc. van a determinar la repercusión de cualquier agente nocivo sobre nuestro nivel de salud tanto individual como colectiva. Hemos visto que se está desarrollando una gran campaña mediática por parte de las instituciones para limitar al máximo el número de nuevos contagios, habiéndose trasladado la lucha a todos los terrenos; tengamos en cuenta que un escenario tan determinante de nuestra cultura actual como es el de las redes sociales requiere especialmente nuestra atención, sobre todo en lo que a control de la desinformación se refiere.

¿Qué significado tiene esa desinformación de las redes sociales?

Cuando cumplimos la primera semana de distanciamiento social obligado por la Pandemia causada por el SARS-CoV-2 (Coronavirus), y habiendo sido bombardeados hasta la extenuación por las medidas preventivas para evitar el contagio, a todos nos asalta la misma sensación una vez que ya hemos comenzado a aplicar las recomendaciones anti-contagio: nuestros grupos de Whatsapp/Facebook/Instagram/Twitter y el resto de las redes sociales -que por cierto, están funcionando como nunca antes- se encuentran súper saturados por la infinidad de mensajes alarmistas y alarmantes, por los numerosos “expertos” que nos lanzan infinidad de recomendaciones, los testimonios de todo tipo de nuevos gurús y los mensajes apocalípticos de todo tipo de gente (algunos incluso dicen ser Médicos o Enfermeras) que aportan unos inverosímiles estudios y desarrollan unas opiniones que trágica y directamente nos conducen al fin del mundo. A fecha 21.03.2020 se han llegado a desmentir más de 220 bulos, desinformaciones y alertas falsas sobre el Coronavirus.

En términos de Salud ¿Qué daños pueden suponer estos bulos o informaciones trucadas?

Las informaciones fabricadas y publicadas de forma deliberada para engañar a otras personas fundamentalmente inducen a creer falsedades, pero sobre todo causan confusión y desconfianza en aquellos que las reciben, poniendo en duda hechos constatables. En otros terrenos quizás no tengan una repercusión tan significativa, pero en temas que afectan directamente a nuestra salud o a la de nuestra familia los perjuicios pueden ser realmente importantes, pues personas vulnerables, influenciables o crédulas pueden dejar de seguir las recomendaciones oficiales poniéndose en riesgo ellas y a otras de su círculo familiar y de amigos.

Otra cosa a este respecto: los remedios milagrosos y las curas mágicas no existen para el Coronavirus ni para el resto de enfermedades. Una situación desesperada o muy límite puede truncar la capacidad de cualquiera de nosotros de diferenciar entre lo cierto y lo manipulado, pero hemos de tratar de evitar confiar con los ojos cerrados en una fuente no oficial.

¿Pueden llegar a ser preocupantes las conocidas “Fake News”?

Aunque la información malintencionada o tendenciosa siempre ha existido, lo que de hecho resulta muy preocupante es la rapidez en la propagación que logran estos bulos en las redes sociales, con una amplitud realmente inaudita y sorprendente, siendo aceptados con llamativa facilidad. A la cabeza de los bulos clásicamente siempre han estado los temas de salud, pero con esta Pandemia se ha creado el caldo de cultivo perfecto para que florezcan todo tipo de falsedades y charlatanerías; en algunos países se han creado auténticos movimientos que cuestionan las recomendaciones oficiales habiendo aumentado llamativamente el número de afectados y fallecidos, aumentando la gravedad del problema de salud pública que supone una Epidemia fuera de control.

¿Cuáles son los bulos que han surgido durante la Pandemia por el Coronavirus?

Los más famosos en estos días, que no tienen ningún tipo de credibilidad ni respaldo de las sociedades médicas y científicas son:

  • El Virus fue creado en un laboratorio. FALSO. Es un microorganismo patógeno antiguo, de una familia ya conocida.
  • Los niños no se pueden contagiar. FALSO. Dependiendo de su vulnerabilidad biológica y la exposición, así serán contagiados.
  • Los mosquitos pueden transmitir el Virus. FALSO. No se ha comprobado en ningún caso por el momento.
  • Las embarazadas lo transmiten al bebé. FALSO. No se ha comprobado en ningún caso por el momento.
  • La vacuna contra la Neumonía puede proteger frente al Coronavirus. FALSO. Infundado.
  • Tomar Vitamina C previene el contagio. FALSO. Infundado.
  • Comer ajo previene el contagio. FALSO. Infundado.
  • Hacer gárgaras con agua caliente, sal o vinagre previene el contagio. FALSO. Infundado.
  • Beber sorbos de agua caliente cada 15 minutos previene el contagio. FALSO. Infundado.
  • Aeronaves del Ejército del Aire fumigarán todas las localidades. FALSO. Infundado.
  • Los zapatos llevan a casa los Coronavirus que sobreviven en el asfalto varios días. FALSO. Infundado.
  • Tener barba o pelo largo favorece el contagio del Virus. FALSO. Infundado.
  • El Ibuprofeno agrava los síntomas del Coronavirus. FALSO. No se ha comprobado en ningún caso por el momento; sólo hay que seguir las recomendaciones, que siempre han sugerido tratar inicialmente los síntomas con Paracetamol.
  • Algunos fármacos Antihipertensivos (IECA y ARA-II) suponen un aumento de la mortalidad por Coronavirus en personas con antecedentes de Hipertensión Arterial. FALSO. No se ha demostrado a través de evidencia científica. Hay que mantener los tratamientos en curso y siempre bajo la supervisión de su Médico de Familia.

¿Quiénes pueden frenar estos bulos?

A la desinformación hay que combatirla con información veraz y contrastada, algo que encaja con el perfil natural del Periodismo con mayúsculas, los verdaderos profesionales a la hora de desmentir y denunciar las informaciones falsas. Los sanitarios seremos los colaboradores necesarios para trasladar a la sociedad la información relevante y cierta en lo relativo a temas de salud, seremos los que colaboremos con los periodistas para que éstos encaucen los mensajes hacia la opinión pública. Un buen columnista, un articulista, un redactor con su trabajo será capaz de afrontar el desafío de ayudar al público a discernir y construir su criterio mediante la verificación de los hechos, la exigencia de respuestas y la garantía de la transparencia en la búsqueda y contraste de las informaciones.

¿Qué recomienda para hacer frente a este fenómeno?

Antes que nada hemos de pensar que para hacer frente a todos los bulos y falsedades que circulan por el ciberespacio no hay nada mejor que disponer de una información veraz y contrastada, huyendo de la manipulación de tal manera que se pueda frenar eficazmente una cascada de mentiras que puede causar a la población más daños que el propio Coronavirus. Y para ello resultan fundamentales dos puntos:




  1. Obtener la información de fuentes oficiales verificables (Ministerio de sanidad, Consejerías de Salud, Sociedades Científicas), o lo que es lo mismo, leer o escuchar a periodistas solventes, serios y veraces
  2. No difundir los mensajes equívocos sin antes comprobar su autenticidad

2 Comments

  1. Fernando Quincoces dice:

    Sabias palabras de un Doctor joven pero muy experto, humano y muy cercano

  2. Petra Ashei dice:

    Un gran profesional, Dr. Poyato. Dios lo proteja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *