Luiz Adriano anota el cuarto gol del Spartak pese a la estirada de Sergio Rico / Kirill Kudryavtsev

 

Todo lo que no sea sumar al menos cuatro puntos en los dos próximos partidos en el Sánchez-Pizjuán dejaría a los de Berizzo sin depender de sí mismos en la última jornada

Pese al contundente 5-1 encajado ayer ante el Spartak de Moscú, el Sevilla FC sigue dependiendo de sí mismo para lograr clasificarse para los octavos de final de la Liga de Campeones, aunque no puede permitirse más tropiezos, pues una nueva derrota lo dejaría con mínimas opciones de clasificación.


El Sevilla FC necesita ahora ganar al Spartak de Moscú  (1 de noviembre) y Liverpool (21 de noviembre) en el Sánchez-Pizjuán para clasificarse antes de la última jornada, pues con esos diez puntos aseguraría ya una de las dos primeras plazas. Si en alguno de esos dos partidos cede un empate, estará obligado a ganar en Maribor para no depender de otros resultados, a no ser que mejorara de manera espectacular el average particular con el Spartak y el Liverpool, que aún han de recibir al débil equipo esloveno en su feudo.

Resultados y clasificación

El Sevilla FC podía haber logrado la clasificación matemática en la próxima jornada de haber ganado este martes en Moscú, pero ahora necesita ganar a los rusos -si es por más de cuatro goles, mejor- y puntuar al menos ante el Liverpool luego para seguir dependiendo de sí mismo, pues si pierde ante los británicos estos con toda seguridad llegarían a la última jornada -en la que reciben al Spartak– con 11 puntos y la primera plaza asegurada, por lo que peligraría su clasificación aun ganando en Maribor.

Diez puntos no le aseguran la clasificación al Sevilla -a no ser que se logren ganando a Spartak y Liverpool-, que podría lograrla con nueve dependiendo de otros resultados. Y hasta con menos si el Maribor puntuara en Liverpool o Moscú, lo que parece muy poco probable. Con once (dos victorias más y un empate) y trece (tres victorias) se clasifica siempre.

En caso de empate en la fase de grupos cuenta primero para el desempate el average particular entre los equipos implicados, no como en los torneos FIFA, en los que prima el average general.