Quique Setién da las últimas instrucciones a sus jugadores antes del entrenamiento del viernes en el estadio / Lince

Los verdiblancos tratarán de volver a la senda del triunfo ante el vicecolista Alavés ahora que el calendario se suaviza y Setién recupera a Javi García

El Real Betis no puede ahora fallar en lo más llano, en un Benito Villamarín que registrará una de sus mejores entradas de siempre, si no la mejor, después de encandilar a su hinchada con momentos de buen fútbol en buen este arranque liguero pese a los dos últimos sinsabores, y recibiendo al vicecolista Alavés, que, eso sí, ha ganado en sus dos últimas visitas a Heliópolis: 1-4 la pasada campaña y 1-2 hace tres años, cuando ambos militaban en Segunda división.


La visita del Valencia (3-6) supuso un frenazo en seco a la ilusión de todo el beticismo, aunque la reacción final del equipo y la entidad del rival -actualmente segundo en la Liga- mitigue las dudas que pudieron levantar la media docena de goles encajados Y los cuatro de la jornada anterior en Anoeta.

El Alavés solo ha sido capaz de anotar tres goles en ocho jornadas, pero el Betis ha encajado diez en las dos últimas, en las que marcar siete solo le han dado para sumar un punto. He ahí el dilema y las dudas que esta tarde, a partir de las 16.15h, deben quedar resueltas con un triunfo y si es con un juego convincente, mejor que mejor, pues el equipo verdiblanco ya ha dado muestras de su capacidad y se le va a empezar a exigir acorde a ella.

Quique Setién y todo el plantel bético son conscientes de que para recuperar las buenas sensaciones de la segunda quincena de septiembre -tres victorias seguidas- es fundamental mejorar el balance defensivo, y a ello irán encaminados algunos de los cambios que realizará el técnico cántabro para este partido.

El que se antoja fundamental, la vuelta de Javi García al puesto de pivote. El murciano ha trabajado a destajo estos días para ponerse a punto, consciente de que no tiene sustituto en el plantel, y hoy volverá al eje del mediocampo, donde estará acompañado por Guardado y Camarasa, o Fabián.

El martes hay partido de Copa en Cádiz y Setién buscará repartir esfuerzos. Por ello no parece que vaya a forzar a Feddal, que sufrió un contratiempo este viernes, y sea el marroquí quien le ceda el puesto a Jordi Amat, que cada tres partidos está supliendo a uno de los centrales. Quique lo probó el jueves en lugar de Mandi, pero finalmente parece que el argelino será de la partida junto a Barragán, Amat y Tosca, el sustituto de Durmisi en el lateral zurdo, donde el martes en Cádiz posiblemente juegue Redru, que no va convocado con el primer equipo ni con el filial, que también juega este sábado (a las 18h en Córdoba).

Adivinar quién jugará en punta se antoja harto complicado, pues Setién dispone de tosos sus efectivos, incluidos Campbell y Boudebouz. Al haber Copa el martes no parece que hoy vayan a jugar los dos puntas de inicio –Sergio Léon y Sanabria-, con más opciones de inicio para el paraguayo, que de marcar igualaría el registro histórico de Poli Rincón, el único que ha sido capaz con el Betis de anotar en cinco partidos de Liga seguidos una misma temporada. Sanabria lleva cinco goles en los cuatro últimos partidos. Está en racha y no parece plan cortársela. A su lado, Joaquín y Tello, o Joel Campbell, que ha irrumpido con fuerza para pelear un puesto en el tridente ofensivo desde ya.

Ante el Alavés tiene el Betis una excelente oportunidad de relanzarse y no la debe desaprovechar. El calendario ahora se suaviza y los béticos necesitan hacer el máximo acopio de puntos para cuando vuelvan a venir mal dadas. Espanyol, Getafe, Eibar, Girona y Las Palmas serán sus próximos contrincantes. Los que pueden marcar su futuro y las aspiraciones reales en esta Liga en la que los verdiblancos están dando mucho que hablar. Y lo quieren seguir haciendo.

Real Betis: Adán; Barragán, Mandi, Jordi Amat, Tosca; Javi García; Joel Campbell, Camarasa, Guardado, Joaquín; y Tonny Sanabria.

Deportivo Alavés: Pacheco; Alexis, Ely, Maripán, Duarte; Manu García, Dani Torres; Pedraza, Medrán, Bojan; y Munir.

Árbitro: Daniel Jesús Trujillo Suárez (Comité tinerfeño)

Estadio: Benito Villamarín. Hora: 16.15.