José Tirado, José Miguel López Catalán, Ángel Haro y Adolfo Cuéllar / RBB

Podrán adquirirlas quines sean accionistas o abonados el día de la junta, el 23 de noviembre, incluidos los menores de edad

El presidente del Real Betis Balompié, Ángel Haro, y el vicepresidente de la entidad, José Miguel López Catalán, acompañados por el presidente de Por Nuestro Betis, José Tirado, y el presidente de la Liga de Juristas Béticos, Adolfo Cuéllar, han ofrecido este mediodía una rueda de prensa en el Estadio Benito Villamarín. En su comparecencia, han explicado cómo será el proceso de venta de acciones del Club verdiblanco.


Este proceso será sometido a votación en la próxima junta general de accionistas, que se celebrará el día 23 de noviembre en segunda convocatoria. En dicha junta también se votarán los puntos habituales de la junta ordinaria. Así como la ratificación del acuerdo alcanzado con Farusa y Bitton Sport. La junta general se celebrará en el Pabellón de Deportes de San Pablo.

Como explicaba Ángel Haro, “derivado del propio acuerdo transaccional, se creó la comisión formada por la Liga de Juristas Béticos, Por Nuestro Betis, Farusa y el Real Betis. Después de muchas reuniones y un gran trabajo, dicha Comisión elevó al consejo de administración del Real Betis una propuesta que ha sido asumida por el órgano de administración en su integridad”.

El objeto principal es poner a disposición de los abonados y accionistas del Real Betis Balompié, por un lado, una cantidad de 59.925 acciones, correspondiente al capital que titulaban Farusa y Bitton, que representa el 51% del capital social. Por otro lado, se propone aprovechar la oportunidad para poner a disposición de los béticos 913 acciones que existían en autocartera como consecuencia de incumplimientos de contratos de compraventa pasados.

En consecuencia, se pondrá a disposición de abonados y accionistas del Real Betis Balompié un total de 60.838 acciones (51,78%). El valor total mínimo que se obtendrá por este proceso será de 15.850.000 €, que es la cantidad pagada en el acuerdo transaccional.

La puesta a disposición de estas acciones a los béticos se llevará a cabo mediante dos bloques:

Bloque 1

Ampliación de capital de 36.869 acciones, coincidiendo con las acciones que están en litigio y que se adquirieron a precio cero.

Respecto a este apartado, Haro explicó que “esto se hace por la vía de la ampliación de capital por dos motivos. Primero, porque al no participar Béticos por el Villamarín en el acuerdo global y siguiendo el pleito sobre las acciones, no hubiera sido posible hacerlo de otra forma. Por otro lado, por el riesgo de una futura acción nueva de nulidad sobre estas acciones una vez vendidas. Se propondrá a la junta general que imparta instrucción al consejo de administración de no enajenar esas acciones en litigio y amortizar, cuando sea posible, en el caso de que no fueran nulas por pronunciamiento judicial”.

Estas acciones saldrán a un precio de 120 € por acción y no se podrán adquirir en una primera ronda más de 10 acciones, aunque en caso de que se llegara a una última ronda sin haberse suscrito todas las acciones, podrían adquirir 10 más por titular.

El presidente verdiblanco argumentaba que “estas acciones formarán parte de una clase denominada especial, con restricciones sobre su transmisibilidad encaminada a que no haya especulación ni concentración de estas acciones más baratas. El objetivo es que los compradores sean los béticos de a pie. Asimismo, se podrá denegar la venta si compra alguien con más de 20 títulos”.

Las acciones que se emiten están sujetas al derecho de suscripción preferente que le reconoce la ley a los actuales accionistas del Real Betis Balompié.

Además, Ángel Haro explicaba que “el consejo de administración impulsará a los principales accionistas de la sociedad a que renuncien a su derecho de suscripción preferente a fin de que abonados y accionistas minoritarios pueden tener más acciones a su disposición”.

“En ente sentido, los miembros del consejo de administración con un paquete significativo de acciones, como pudieran ser yo mismo, José Miguel López Catalán y Ozgur Unay, nos comprometemos públicamente, y notarialmente si es necesario, a no hacer uso del derecho de suscripción preferente siempre que no lo hagan otros accionistas relevantes”, comentaba el máximo dirigente del Club.

En cualquier caso, si se ejerciera el derecho de suscripción preferente y hubiera peticiones no atendidas, el consejo de administración se compromete a proponer a la siguiente junta general una nueva ampliación de 20.000 nuevas acciones para paliar el efecto de haber ejercitado el derecho de suscripción preferente.

Entrando en la ejecución de puesta a disposición, habría varias rondas. La primera sería el derecho de suscripción preferente, que el Club potenciará para que no se acuda.

1)      Derecho de suscripción preferente, que el Club potenciará para que no se acuda.

2)      10 acciones por titular, llenando desde abajo hacia arriba. Si alguien solicitase una acción y otra persona diez, se daría una a cada uno y luego se iría llenando al que pide dos acciones, luego tres y así sucesivamente; con el objetivo de atomizar al máximo el capital.

3)      Si quedan acciones disponibles, aquellos que hayan renunciado a su derecho de suscripción preferente con un máximo de las que le hubieran correspondido si hubiesen acudido a su derecho de suscripción preferente.

4)      Si quedan acciones disponibles, todos los anteriores hasta un máximo de 10 acciones.

5)      Si quedan acciones sin completar se declararía incompleta la ampliación.

Haro añadía que “se tratará de facilitar también la financiación a un año a través de distintas entidades financieras. Otra propuesta que se pretende potenciar es que se pueda votar en la junta general de forma telemática para facilitar que incluso personas con una acción puedan participar en la vida accionarial del club”.

Bloque 2

Compuestos por las acciones ordinarias que están ahora en autocartera. Es decir, 23.969 acciones, algo más de un 20%.

Estas saldrán a un precio de 476,69 € y se tendrán que adquirir por un coste mínimo de 100.000 euros por titular, unas 210 acciones. Este mínimo es para evitar la consideración de oferta pública a la que estaría sometida según la Comisión Nacional de Mercado de Valores, aunque se trataría de buscar la fórmula si alguien quisiera comprar una cantidad menor de acciones a este precio unitario.

Del mismo modo, el proceso se estructuraría en varias rondas:

1)      Máximo de 3.525 acciones (3%), lo que supondría en torno a 1.680.000 €.

2)      Si quedan acciones libres, se podrá adquirir hasta un 2% mas

3)      Si quedan acciones libres, ya será libre el porcentaje que se puede obtener.

4)      Si al final aún quedasen acciones libres, subasta pública con un precio mínimo de 476,69 €.

“El deseo es que no haya más de un 40% de acciones en manos de accionistas relevantes, entendiendo por accionistas relevantes aquellos que sumen más de 1% y que haya una mayoría al menos de un 60% en manos de muchísimos béticos que puedan quitar al órgano de administración cuando lo considere oportuno”, concluía el presidente, Ángel Haro.

Con respecto a los plazos, José Miguel López Catalán desgranaba los tiempos en los que los abonados y accionistas podrán comprar las acciones. “Si el proceso se aprobase en junta general, se abrirá un plazo de un mes para que los béticos soliciten las acciones que quieran del paquete de 120 euros, con un máximo de 10. Asimismo, se podrán adquirir acciones del segundo tramo, con un límite del 3%” suscribía el vicepresidente.

Los béticos podrán solicitar las acciones de manera presencial en la Oficina de Atención al Bético, de manera telefónica y a través de la web de accionista. Podrán optar a las acciones los abonados y accionistas que lo sean a fecha de la Junta, tanto mayores como menores de edad. En el momento de realizar la solicitud, se deberá abonar un 10 por ciento del importe de las acciones solicitadas.

Agradecimiento a los béticos

López Catalán quiso agradecer a todos los béticos que han hecho posible llegar a este proceso de venta de acciones. “Este era el objetivo final de los miles de béticos que se manifestaron el 15 de junio. Obtener un Betis de los béticos que no estuviera más en manos de una sola persona. Este era también uno de los puntos principales de Ahora, Betis, Ahora en la junta del 23 de septiembre. Un Betis estable era indispensable para el crecimiento deportivo”, expuso.

Por su parte, José Tirado quiso explicar “la gran alegría que supone para Por Nuestro Betis por tener uno de los días más importantes desde que empezamos nuestro caminar hacia el Betis de los béticos. Es cuestión de orgullo que estemos haciendo el camino contrario al que están haciendo la mayoría de los clubes en España, que van hacia manos mayoritarias, en muchos casos extranjeras”. Además, añadió que es “indispensable que el bético acuda a votar a esta junta”.

Por último, Adolfo Cuéllar comenzó su intervención agradeciendo a Haro y López Catalán “por invitarnos a esta rueda de prensa”. Según el representante de Liga de Juristas Béticos, “parecía una quimera que una sociedad anónima deportiva que estaba en manos de una persona se convierta en una sociedad anónima en que el capital social estuviera repartido entre muchas personas”.