Presentación del último libro de Iván Vélez, “La Conquista de México”

Organizado por la Asociación patriótica Ademán y en los salones de La Revuelta en Sevilla, que, generosamente, fueron cedidos una vez más por el Club de Debate Melchor de Jovellanos, tuvo lugar la presentación por su autor, Iván Vélez, de su último libro, “La Conquista de México”.

La convocatoria registró un gran éxito de asistencia de todo tipo de público, interesado por la historia verdadera de la conquista de aquellas lejanas tierras de ultramar,  tan distinta de esa leyenda negra que muchos están interesados en vendernos.

Previamente a la brillante exposición de Iván Vélez, y tras una breve introducción llevada a cabo por Juan María del Pino, responsable de La Revuelta, la figura de este arquitecto conquense, que además es escritor, filósofo autodidacta, articulista, director de DENAES (Fundación para la Defensa de la Nación Española) y ahora lanzado a la arena política, fue glosada por uno de los miembros de la Asociación Ademán, organizadora del acto, José María Ramírez.

A continuación, el autor realizó una brillante exposición en la que fue desgranando ante el numeroso y entusiasmado público asistente, los hitos fundamentales de lo relatado en el libro, la épica gesta de Hernán Cortes, al que definió como caballero cristiano de la época, muy ortodoxo y con los comunes intereses crematísticos de cualquier ser humano, pero muy atento a la legalidad y con un manejo de la pluma brillante, que le permitió elaborar una documentación, que, según el escritor, evitó su caída en desgracia. Definió Sevilla como la Puerta de América, donde, relató, existían grupos de diferente adscripción, familiar, regional o económica, que son los que luego se van a desarrollar en el Nuevo Mundo. Y es en esa complejidad de donde va emergiendo pujante la figura de Cortés, que se hace plenamente visible, según el autor, en Veracruz, pero que ya antes, como se puede entrever en documentación previa, había el tenido cuidado de ir dejando resquicios legales que le favorecían. Una vez allí, habiendo desaparecido el primordial objetivo, pues no había aún cristianos que rescatar, y siendo la mayoría de los que acompañaban a Cortés hostiles a D. Diego de Velázquez, son ellos mismos los que “aúpan” al poder a Cortés y ahí nace la figura histórica que permanece de él, y se hace patente su gran habilidad para el manejo de hombres, que es también luego la que le permitirá ir estableciendo alianzas con distintas sociedades enfrentadas y que va liberando y colocando bajo la obediencia del Rey español. Todo ello hasta llegar a su enfrentamiento con Moctezuma, que se percata de que va a ser difícil de derrotar y lo atrae hacia una especie de trampa.

Tras hablar de la “Noche Triste”, se detuvo en las habilidades técnicas y tecnológicas, podría decirse así, de los españoles. Resaltó el autor la condición de España como Imperio Generador, es decir, que integraba y civilizaba las sociedades con las que entraba en contacto, en contraposición a los Imperios depredadores, que solo buscaban el propio provecho y eran “extractivos”, respecto a las sociedades que conquistaban. La figura de Doña Marina y otras muchas fueron siendo glosadas  por el escritor conquense.

Y todo ello lo hizo con evidente amor y admiración, no exenta de visión crítica, hacia lo que contaba, sensaciones que contagió  a la audiencia, subyugada por la pasión con que Iván Vélez narraba aquellos acontecimientos históricos.

Fue sin duda una agradable e interesantísima velada, muestra, una vez más, de la actividad dinamizadora de la cultura en la ciudad, que fomenta “La Revuelta” y el club de debate Melchor de Jovellanos, y que la Asociación Ademán no deja de promover.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *