Éxito de María Fidalgo y “La pintura carlista” en el Colegio de Médicos.

Este 3 de marzo en el Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos, la Asociación del Perpetuo Socorro de Sanidad Militar organizaba una exitosa conferencia artística dedicada a las Guerras carlistas. La ponente designada fue la Doctora en Historia, y Miembro de la Academia Andaluza de la Historia María Fidalgo Casares. Pese a la confluencia de varios actos culturales en la ciudad, se registró un gran aforo compuesto por militares, médicos y amigos de la Historia.  

La conferencia fue presentada por el Secretario de la Asociación organizadora, el coronel Médico retirado Miguel Núñez  que glosó el brillante curriculum de la historiadora. Hizo especial mención a la vinculación de la ponente con la Sanidad y, en concreto, con la Sanidad Militar, ya que pertenece a la conocida saga científica Casares Bescansa. El Coronel Núñez también abordó algunas de las publicaciones de la investigadora: “Ferrer Dalmau, el pintor de Batallas” “ Bocetos para la Historia” e “ Imperio”  tres libros que han sido los libros de arte no académicos más vendidos de las últimas décadas.

 Fidalgo está considerada una autoridad en arte militar y  máxima especialista en el gran ” Pintor de Batallas” Augusto Ferrer-Dalmau, que ha dedicado una gran producción a las guerras carlistas.

 

 

Brillante y amena presentación

Tras la presentación y los agradecimientos, María Fidalgo sorprendió al auditorio por aunar erudición, rigor científico, un nada disimulado apasionamiento por el tema que trataba, con una amenidad poco habitual en este tipo de ponencias.

Comenzó ahondando en los antecedentes y orígenes del carlismo, tanto desde el punto de vista dinástico como ideológico, para seguidamente, abordar su huella en el mundo gráfico. Del grabado a las primeras litografías y dibujos, pasó a la fotografía y al mundo de la caricatura, todo ello ilustrado con una gran profusión de imágenes, perfectamente insertadas en su discurso. Tras ello, abordó la figura del pintor Cusachs, antecedente de Ferrer Dalmau, al que consideró “Sin lugar a dudas, el mejor pintor histórico militar español de todos los tiempos”.  Llamó la atención la incursión de Fidalgo en la obra de Saenz de Tejada,  y su producción sobre los requetés, de los que aportó interesante producción gráfica.“ Para ellos, la guerra civil fue la cuarta guerra carlista por razones religiosas”.

 

 

Ferrer Dalmau, gran pintor del carlismo

Como colofón, analizó la obra de Augusto Ferrer Dalmau  “el pintor de batallas”, que calificó como el “ gran pintor del carlismo”  por sus valiosas aportaciones a la historia del tradicionalismo. Abordó su gran rigor histórico, su labor de documentación y el legado patrimonial que supone.  Asímismo consideró “la gran visibilidad que ha dado a estos episodios bélicos que ha sido todo un revulsivo- dado su gran número de  seguidores- para acercarse al tradicionalismo lejos de la visión carpetovetónica que se sigue dando en el Bachillerato”

Fidalgo  quiso insistir también en la interacción del pintor con la temática, una aportación que ella calificó “enriquecedora y bidireccional”, y “culpó” al tradicionalismo del fondo y del mensaje de sus cuadros que transmiten valores como el amor a España, a la patria, el respeto a la Bandera, la lealtad, el honor, pero que el pintor extrapola a todas sus composiciones. 

Los espectadores pudieron ir siguiendo la trayectoria y la evolución del propio autor desde los primeros jinetes de fondos neutros a sus “deslumbrantes y dinámicas cargas de caballería”, hoy ya cuadros míticos para la Historia. Fidalgo fue tajante: “Es cierto que para el mundo son una ideología decimonónica pero sus valores más profundos siguen vigentes”. Además, aunque Ferrer-Dalmau pinta la Historia de todos los españoles, “Su corazón tradicionalista aflora en estas obras. Son sus cuadros con más alma”-

Al finalizar el acto, María Fidalgo, fue obsequiada con una imagen de la  Virgen del Perpetuo Socorro, Patrona del colectivo de médicos militares y respondió a interesantes preguntas del público.  Se mostró muy satisfecha de que el público fuera tan receptivo y avanzó en primicia que posiblemente, avanzada la primavera, Ferrer Dalmau estaría en Sevilla presentando un nuevo cuadro. Pese a las peticiones de varias ciudades para esta presentación, la elección de Sevilla responde a la gran sintonía del autor con la ciudad que fue la primera en reconocerle Académico de Bellas Artes, así como el gran éxito de público de las  muestras de sus obras.




 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *