Entrevista a Pablo Parrilla y Francisco Javier Arcenegui, autores del libro “La saeta antigua de Paradas”
Un tesoro que ha sido conservado y transmitido por hermanos de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno

Pablo Parrilla y Francisco Javier Arcenegui se aproximan al origen, desarrollo y evolución de la saeta antigua hasta llegar al momento actual y su aparición en las procesiones de Semana Santa. Un patrimonio cultural y religioso que los paradeños no pueden dejar caer en el olvido. Un tesoro que ha sido conservado y transmitido por hermanos de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Paradas.

 

 

Entrevista a Pablo Parrilla González:

– El libro está estructurado en dos partes. La primera parte es la que realiza. Descríbanos, brevemente, el contenido de esta primera parte.

– P.P.G: En esta primera parte, hago una aproximación al origen, desarrollo y evolución de la saeta. Me adentro, no solo, en indagar el posible nacimiento de la Saeta antigua de Paradas sino que plasmo el conocimiento actual de la Saeta antigua de forma general y de su aparición en las procesiones de Semana Santa. También hago un desarrollo del paso de la Saeta antigua, la del canto llano, hacia la que se fue configurando de incipientes influencias flamencas hasta llegar a la saeta tal y como la conocemos a día de hoy.

– ¿Es la saeta un canto o un cante?

– P.P.G.: Actualmente es cante mayoritariamente aunque haya localidades donde todavía se conserve como canto y, por tanto, coexistan como canto y cante. Pero la irrupción de la saeta flamenca ha sido de tal magnitud que podríamos incluso tratarla como un palo más del flamenco. Podría denominarse como el palo flamenco de Semana Santa.

– ¿Es cierto que la saeta llegó a estar prohibida en Sevilla?

– P.P.G: Sí. Llegó a estarlo en el año 1862 al considerarse como “sucia costumbre” de chicuelos haraposos que solían cantarlas en zonas céntricas de la ciudad. Esta situación duró hasta 1880, aproximadamente. Había afán de exterminarlas y gracias a la intervención de escritores como Antonio Machado Álvarez “Demófilo”, hubo un cambio de actitud, juicio y opinión sobre las saetas.

– ¿Cree que este patrimonio inmaterial sonoro está lo suficientemente respaldado actualmente?

– P.P.G: Creo que se puede hacer más. Sobre todo en la conservación y difusión de esta forma de rezar cantando. Creo que las instituciones no deben decaer en el empeño de que este patrimonio es de todos. Y no dejarlo solo en manos de personas que, de forma altruista, luchan por conservarlo y difundirlo.

– ¿Qué podría decirnos sobre el momento actual de la saeta?

– P.P.G.: Pienso que hay un cierto decaimiento en lo que respecta a la saeta flamenca. Percibo que no hay un momento fuerte en la actualidad pese a que hay buenos saeteros. En la actualidad no hay figuras relevantes. Rompo una lanza a favor del ursaonense Manuel Cuevas, quien le cantase una impresionante saeta a la Macarena en Campana – con letra del pregón sevillano de Rodríguez Buzón- en 2013 haciéndonos recordar las gestas de los grandes maestros históricos ya desaparecidos. Y, por supuesto, la que cantó a la Virgen del Rocío en Campana en 2015 con la presencia del Rey de España Felipe VI.

 

Entrevista a Francisco Javier Arcenegui:

– En esta segunda parte se incluyen documentos gráficos de gran importancia. ¿Cuál destacaría?

– FJAR: Todas. Cada fotografía que se incluye comentada en este libro es una joya de la historia de la Semana Santa de Paradas, en general, y de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, en particular. Desde las fotografías de la cofradías en la calle y los armaos -con indicios que pueden fecharlas sobre 1890-; a las maravillosas andas de José Gil que a partir de 1915 llegan a Paradas incorporando las figuras segundarias a los pasos del Nazareno y la Veracruz; o la fotografía, que también sirve de portada del libro, sobre 1940, en la que se ve a la Hermandad del Nazareno que, reponiéndose al duro golpe recibido en los sucesos de 1936, aparece de nuevo en la calle con la imagen de Orce, unas modestas andas poco más grades que la peana, pero con una devoción al Nazareno que se puede apreciar que ha permanecido intacta.

– ¿Qué impresión le ha causado la audición de la conferencia de D. Alejandro Arcenegui Avecilla, conferencia que tuvo lugar en la Peña Cultural Flamenca “Miguel Vargas” en 1975 y que, a la postre, es el CD que acompaña al libro?

– FJAR: La conferencia es un documento que por sí solo merecería su publicación. Es un documento histórico de primer nivel en el que D. Alejandro va desgranando los recuerdos de su infancia, que se remontan al comienzo del siglo XX, en torno a la Semana Santa de Paradas y su saeta antigua. Es un excepcional texto costumbrista que describe de forma magistral una época que hoy nos parece de un pasado muy remoto.

– ¿Podemos hablar, sin temor a equivocarnos, de que existe un corpus literario de saetas antiguas aún más importante del que se conocía?

– FJAR: A esta publicación se han incorporado letras de saetas de tres fuentes distintas. Se ha hecho un gran trabajo al ordenar dichas letras que se muestran haciendo un recorrido completo de la pasión y muerte de Jesús desde la entrada triunfal en Jerusalén hasta el descendimiento y sepultura. Entre las tres fuentes son ciento veintidós letras propias, entre cuartas y quintas, las que hermanos de Jesús Nazareno –Alejandro Arcenegui, Ángel Salvago y José Avecilla- nos han legado.

– Finalmente, ¿cree que la realización de este trabajo puede servir de faro, luz y guía para recuperar, definitivamente, la saeta antigua de Paradas?

– FJAR: Este libro solo puede ser un aldabonazo más a las conciencias de los paradeños, que no pueden dejar caer en el olvido este patrimonio cultural y religioso que les pertenece por derecho. La Hermandad del Nazareno y la Virgen de los Dolores debe ser la que lidere en primera instancia este impulso por la responsabilidad que le corresponde a ser depositaria de este legado. Hoy día se conoce su existencia a través de tantos hermanos que nos han precedido y que nos las han transmitido ya sea mediante transmisión oral de padres a hijos o mediante documentos escritos y sonoros. Gracias a ellos sabemos que ha sido una forma excelsa, autóctona, propia y singular de rezarle a Jesús Nazareno desde tiempo inmemorial. Este trabajo no estará concluido hasta que no se recupere definitivamente el canto de estas oraciones entonadas a nuestra imagen Titular, devolviéndolas así a para la devoción del pueblo de Paradas.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *