Vox se impone en los presupuestos andaluces

El partido de Santiago Abascal ganó finalmente el pulso al PP y a Cs. Vox favoreció a última hora del miércoles la aprobación de los presupuestos de 2019/20 de la Junta. Apurando todos los límites -incluso el beneplácito recibido desde Madrid-, la crucial decisión se tomó tras el acuerdo de firmar un documento que contiene 34 exigencias a manera de concesiones.

Casi de noche Vox emitía un comunicado, revelador a todas luces del acuerdo tomado con el Partido Popular y Ciudadanos, en el que declaraba lo siguiente: “El Gobierno de la Junta de Andalucía (PP y Cs) cede ante nuestras propuestas de sentido común para una Andalucía por España”.

De la lectura de los 34 puntos se desprende de una manera manifiesta, que salta rápidamente a la vista, el carácter grandilocuente y más bien hueco del conjunto de lo requerido por Vox a sus forzados socios políticos en el triángulo de poder salido de las urnas el 2 de diciembre de 2018. Se podría decir que el decisivo documento que ha facilitado los presupuestos está más cargado de simbolismo que de realismo. Sin embargo, ha conseguido la obligada y esperada foto del representante de Vox, Alejandro Fernández, estrechando sucesivamente las manos de Juanma Moreno y Juan Marín.

Los cortos, pero significativos avances de Vox, llevan a su terreno los temas de la violencia de género y de la memoria histórica, dos clásicos ya en las condiciones imprescindibles de Vox. Respecto del primero, la Junta acepta la denominación “víctimas de violencia intrafamiliar”, que no excluirá la de género, pero coexistirá oficialmente con ella. Y respecto del segundo, se van a acotar las posibilidades de movimiento en materia de memoria democrática, que comprenderá “única y exclusivamente a la localización de fosas y al banco de ADN”, además de restringir las subvenciones a “las mal llamadas asociaciones memorialistas”, restricciones que se contemplan “en un futuro inmediato”.

El documento también establece una voluntad de reorganizar la denominada “administración paralela” de la Junta, acentuando la vigilancia de sus gastos. El fin último será acabar con la administración paralela que creó el PSOE.

Para Vox ha sido conceder un voto de confianza al Gobierno andaluz, un voto de confianza que alcanza incluso a parte de los que serán en su momento los presupuestos para 2020.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *