Toros en Cali: Charlotada del Gobierno de Colombia al querer suspender la Feria
La presencia de Marco Pérez y una amazona adolescente en los carteles llevaron al ejecutivo comunista a intentar una cancelación contraria a las leyes del país

Lamentablemente, la noticia del día 28 de Diciembre de 2022 en la Feria Taurina de Cali (Colombia), llamada este año “Feria de la Libertad”, no fue el exagerado indulto de un toro de Bernardo Caicedo por parte de Talavante. Ni la gran faena de Emilio de Justo al segundo de la tarde. Ni el mal comportamiento de Roca Rey, avasallado por los triunfos de sus compañeros.

La noticia fue la charlotada perpetrada por el Gobierno de Colombia, de ideología comunista, en su afán por acabar con la fiesta de los toros.

Explicado en román paladino y sin entrar en consideraciones técnicas, esto fue lo que pasó.

Por la mañana, un comunicado del ministerio de Trabajo aseguró que se supenderían las corridas de toros programadas para los días 28, 29 y 30 de diciembre ya que había podido constatar que en los carteles (¡que se conocen desde octubre!) había dos menores de edad. Se trata del becerrista español Marco Pérez -el chavalito que la lió en el festival del Gran Poder del pasado 12 de octubre- y la amazona colombiana Mariana Mantilla Lemus, miembro del elenco de seis amazonas que, una cada día, anteceden a los alguacilillos en una especie de despeje de la plaza previo.

Como al amparo de una ley colombiana relacionada con la protección a la infancia se puede cuestionar y prohibir la participación de menores en corridas de toros (por ser considerada una actividad peligrosa), estos señores del Gobierno decidieron, saltándose a la torera otras leyes vigentes en el país, comunicar la suspensión de la feria de Cali.

Rápidamente, las hordas antitaurinas, amparadas en la batalla cultural que creen ganada y con el alcalde comunista de Cali a la cabeza, asaltaron las redes sociales anunciando su victoria y obviando en todo momento parte de la verdad: que la empresa Tauroemoción ya había blandido la ley de Colombia pertinente y en esos momentos, con la celebración de los festejos asegurada, todo había quedado reducido a si Marco Pérez y Mariana Mantilla participaban. Ya se sabe que una media verdad es la peor de las mentiras…

Finalmente, los dos chavales se cayeron del cartel con la consiguiente desilusión para ellos (pero eso les da igual a esta caterva de politiquillos, ejemplos tenemos en España) y la rabia de todos al ver cómo se cercena su libertad individual, a ellos y a sus familias, responsables últimos de los menores de edad. Salvo en los regímenes fascistas, donde los niños pertenecen al Estado, claro.

Como es lógico, la corrida del 28 de Diciembre se celebró y Marco Pérez fue invitado a dar la vuelta al ruedo, clamorosa, antes del inicio. Y la plaza de Cali gritó toda a una “¡¡Libertad, libertad!!”. Talavante le brindó la muerte de su segundo toro, Barba Azul, que finalmente fue indultado.

Bonitos gestos sí señor. Y pelín endogámicos. O los taurinos (empresarios, ganaderos, toreros, profesionales en general, aficionados, políticos aficionados que guardan un lastimoso silencio…) se toman -nos tomamos- esto en serio dejando de lado la pasividad y el cortoplacismo o a la Fiesta, ‘Nacional’ en España, ‘Brava’ en Colombia, le queda menos de lo que todos nos tememos.

Como dijo el nazi Goebbels, “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Y en este aspecto, estos señores, en Colombia, en España, en Sevilla y en todas partes, son unos expertos. Lo saben y lo ejercen.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *