Los Reyes Magos desayunan su rosco

A partir de las diez de la mañana Sus Majestades los Reyes Magos del Ateneo de Sevilla han acudido al restaurante La Raza para desayunar el típico rosco que lleva sus nombres.

 En un acto tremendamente entrañable y que puede darse por institucionalizado, el restaurante La Raza ha invitado a Sus Majestades Melchor (Enrique Ybarra Valdenebro), Gaspar (José Luis García-Palacios Álvarez) y Baltasar (Gabriel Rojas Fernández) a desayunar el clásico Rosco de Reyes, el que este cronista se niega a citar como Roscón, pues nunca se le llamó así en Sevilla, eso será cosa de Despeñaperros para arriba.

Los monarcas han sido recibidos por el director del Grupo La Raza, Pedro Sánchez-Cuerda, llegando acompañados por el presidente del Excelentísimo Ateneo, el doctor Alberto Máximo Pérez Calero, el director de la Cabalgata, Manuel Sainz Méndez, el coordinador de su Seguridad, Pedro Lissén Romero, y el delegado de Fiestas Mayores del Ayuntamiento, Juan Carlos Cabrera.

Además han estado presentes la Estrella de la Ilusión, Reyes Romero, el Heraldo, Manuel Ramos Garrido, Lola Candau, que será Palas Atenea; José Moya Yoldi, el Mago de la Fantasía, José Luis Ballester García-Izquierdo, el Gran Visir, y la vocal de Acción Social del Ateneo, Milagrosa Díaz Gálvez. Una ausencia notable ha sido la del pregonero, Pascual González, que como el resto de asistentes de relevancia tenía previsto un asiento a la gran mesa, que al final no ocupó.

Durante el acto han ido tomando la palabra el presidente del Ateneo, el director del Grupo La Raza, los tres Reyes Magos, el director de la Cabalgata, su coordinador de Seguridad, la vocal de Acción Social y el delegado de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla.

El desayuno es compartido por la Docta Casa, los Reyes Magos y demás personalidades de su séquito, con numerosos periodistas de diversos medios de comunicación de prensa, radio y televisión. Ante ellos, el doctor Pérez Calero ha empezado por lamentar la pérdida ayer del joven periodista de ABC Antonio Marroco, fallecido a los 35 años víctima de un cáncer. Posteriormente ha solicitado a los profesionales de la información que allí se encontraban, comuniquen a los sevillanos el deseo de que se engalanen los balcones con colgaduras y reposteros en señal de bienvenida a la Cabalgata. Y ha señalado que como parte del cortejo real este año se recupera la tradición de los celadores, una vieja guardia que dio origen a la Policía Nacional, y cuyos integrantes a modo de representación lucirán sus uniformes del siglo XIX.

El director del Grupo La Raza ha manifestado calificar de privilegio el hecho de recibir cada año en el prestigioso restaurante sevillano a los Reyes Magos para poderlos acoger y agasajar con el desayuno precisamente del tradicional rosco de Reyes.

Melchor ha destacado la enorme ilusión con que afronta el momento de subir a su trono y encontrarse con la impaciente y feliz espera de Sevilla.

El Rey Gaspar ha vuelto a resaltar, como viene haciéndolo desde el mismo día de su proclamación en el teatro de Capitanía, el carácter religioso de la Cabalgata, su punto de partida en el hecho histórico del nacimiento de Jesús, el Niño Dios.

Y Baltasar ha manifestado estar conmovido con la enorme cantidad de felicitaciones que ha recibido por su nombramiento, acentuando, como lo hizo en la noche de Capitanía, que los triunfadores más grandes como toreros, artistas y famosos en general que en su día encarnaron a los Reyes Magos de Sevilla le han advertido que en su vida experimentará ya algo tan grande como la vivencia inigualable que le espera siendo el Rey Baltasar en la Cabalgata del Ateneo. Algún diestro le ha llegado a asegurar: “Gabriel, yo sé lo que es salir por la Puerta del Príncipe en La Maestranza. Eso es grande, eso está muy bien… pero como ser Rey Mago en Sevilla no hay nada parecido”.

El director de la Cabalgata, Manuel Sainz, ha dicho que todo está preparado, aunque siempre quedan detalles que se perfilan a última hora y a punto de salir, citando al inolvidable presidente del Ateneo José Jesús García Díaz, siempre recordado con el cariñoso apodo de Pepito Caramelos.

El coordinador de la Seguridad, Fernando Lissén, ha agradecido al Ayuntamiento incorporar la ampliación hasta diez kilómetros de líneas rojas de seguridad que en las calzadas delimiten la zona que no debe rebasar el público.

Y ha cerrado el acto el delegado de Fiestas Mayores del Ayuntamiento, Juan Carlos Cabrera, tranquilizando a todos con el pronóstico meteorológico de un buen tiempo para estos días. Y en una confesión pública digna de alabar en su sinceridad se ha atrevido a decir que el Ayuntamiento no sería capaz de organizar la Cabalgata como lo hace el Ateneo. De eso no le cabe la más mínima duda a este cronista, sobre todo para que el Ateneo blinde siempre a la Cabalgata de ser paganizada e interpretada musicalmente por el rock.

 Galería de imágenes: Beatriz Galiano

Restaurante La Raza




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *