Ana Pastor recoge el premio de la Fundación Jiménez-Becerril otorgado a la Constitución Española

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha recogido este jueves el Premio contra el Terrorismo que la Fundación Alberto Jiménez-Becerril ha concedido a la Constitución española, en su 40 aniversario, un marco en el que ha afirmado que “en esta historia sí hay vencedores y vencidos, porque ETA ha perdido y ha ganado la democracia, la memoria, la justicia y la verdad”

El acto ha tenido en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla y ha contado con la participación del alcalde de Sevilla, Juan Espadas; el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo; el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu; la que fuera alcaldesa de Sevilla y anterior Defensora del Pueblo Soledad Becerril, así como miembros del Ejército y la Guardia Civil y senadores, diputados nacionales y andaluces y cargos orgánicos de PP, PSOE, Cs y Vox.

Tras recibir este reconocimiento de manos de la presidenta de la Fundación Alberto Jiménez Becerril, la eurodiputada del PP y hermana del edil asesinado, Teresa Jiménez Becerril, Pastor ha llamado a construir “entre todos el país que los españoles soñamos”, marcado por la paz, la democracia y la prosperidad, y ha dejado claro que el “buen funcionamiento” de la Justicia ha hecho que “el fanatismo de unos pocos no se imponga”.

“ETA quiso imponer su idea excluyente mediante la barbarie y en ese camino de odio e intolerancia hemos perdido vidas, pero España siempre se ha defendido desde la democracia y con la ley. La sociedad española nunca ha cedido ante la amenaza terrorista”, ha dicho, tras subrayar que España tiene una deuda con las víctimas y sus familias, “testimonios de valentía y generosidad”.

Pastor ha recordado el “brutal asesinato por parte del terrorismo sanguinario” de Alberto y Ascensión, a la par que ha llamado la atención sobre que el Estado de Derecho “ha ganado la batalla, con la Justicia, la memoria, el recuerdo y la libertad”. “Les arrebataron la vida, pero no la dignidad”, recalca.

Para la presidenta del Congreso, con esos asesinatos, los terroristas “pretendían que desistiéramos y calláramos, pero el ejemplo de esos casi 900 asesinatos fueron haciendo que muchos españoles vencieran el miedo a hablar”. Además, lamenta el “ensañamiento” de quien “quería usar el sufrimiento como arma contra todos”, pese a lo que sentencia que “no lo han conseguido” ya que la sociedad contaba como base con la “justicia, la igualdad, el pluralismo, la democracia y la libertad.

Por último, ha incidido en que esos valores defendidos están vigentes en la Constitución, de la que surgió “la fuerza de una sociedad que reclamaba a voces alcanzar la democracia y que apostaba por el progreso, la transición y la concordia frente al enfrentamiento, a la par que decidía dar un paso unidos de la dictadura a la democracia”. “La constitución nació para unir y no para separar, con valores de concordia”, asevera.

De su lado, Espadas ha destacado este día como una jornada de reconocimiento, de recuerdo y para proyectar “un futuro con capacidad de lucha desde la memoria”. “Esa noche algo se rompió. Se rompieron los corazones de esas familias y de los sevillanos, pero también nació un nuevo espíritu de lucha más fuerte contra el terrorismo y contra la injusticia y por la paz y la convivencia”, subraya.

El alcalde advierte de que ese “espíritu colectivo” es el que se representa en la Constitución, por lo que el premio entregado este miércoles es “a toda la sociedad española que creyó que era posible construir a través del consenso y de acercar posiciones diferentes por el bien común”.

Por ello, aboga por que esa norma sea un “instrumento de convivencia”. “Nos sentimos orgullosos de que ese símbolo sea mucho más que una norma, ya que es la capacidad de convertir la democracia en algo capaz de unirnos”, señala, deseando que ese “espíritu de paz sea capaz de dirigir nuestros objetivos con esos valores para seguir construyendo esa España nuestra”.

Por último, Teresa Jiménez-Becerril ha dejado claro que su dolor sigue “intacto” y ha asegurado que víctimas de ETA han sido “todos los españoles durante los 50 años que los terroristas intentaron ponernos de rodillas, pero en los que sólo consiguieron ponernos de pie a todos”.

Tras mostrar la bandera de España con la que se cubrieron los féretros de Alberto Jiménez-Becerril y de su esposa, la procuradora Ascensión García, ha incidido en que la Carta Magna recoge en sus artículos la soberanía, la dignidad y la defensa de España, entre otros aspectos. Ha destacado que la Constitución ha garantizado “la unidad de España, la libertad, la paz y la igualdad entre todos los españoles durante 40 años de convivencia”.

“Alberto y Ascen fueron asesinados hace 21 años por este libro, que está vivo y donde late el corazón de España y también de todos aquellos que murieron por la Constitución. Por eso, los símbolos son tan importantes”, recalca, tras apuntar a los más de 7.000 heridos y más de 860 personas asesinadas por ETA por proteger con sus vidas la constitución y la bandera de España”, sentencia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *