Este jueves 15de marzo, la sala cultural La Revuelta acoge la presentación de la primera novela de la escritora Soledad Román Collado, ” No es tiempo para sueños”, una novela que nos adentra en la traición, el autoengaño y las falsas apariencias.

Soledad Román Collado ( Cartagena, 1956) asegura de sí misma que todo lo hizo a destiempo. Sevillana de recuerdos infantiles y de adolescencia se declara mayor para ser escritora novel, si bien se casó y fue madre muy joven, se arriesgó poniendo en marcha iniciativas y negocios y su inquietud le ha llevado a ser una mujer aventurera y atrevida. No se arruga con facilidad una escritora que regresa a su ciudad, Sevilla, a la que llegó con apenas cinco años de vida. Se inició en el estudio de la narrativa en la Escuela de Escritores hace nueve años y, después continuó en RELEE. Ha publicado tres relatos cortos: DDT, Paseo por la Habana Vieja y Las golondrinas. Su primera novela ” No es tiempo para sueños” está considerada la novela revelación de la temporada.  No es tiempo para sueños nos adentra con sutileza en la traición, el autoengaño y las falsas apariencias en una familia de bien, de las de siempre, en la ciudad de Cartagena en 1926.

P. ¿ nde radica la clave del éxito para que crítica y lectores coincidan?


R. Si te soy sincera, no lo sé. Quizás parte de su éxito radique en “el mimo” y “el cuidado” que como escritora le he dedicado a la historia y a los personajes. No he tenido prisa en acabarla, respeto a los lectores y mi obsesión era dar lo mejor de mí.

P. Estamos ante tu primera novela. Me llama la atención que te declares “mayor” para ser escritora novel. Tienes publicados tres relatos cortos y escribes a diario… ¿ tienes la sensación de haber llegado tarde a la literatura?

R. A veces sí, cuando querría disponer de más tiempo ante mi, para contar todas las historias que llevo dentro, pero procuro abstraerme de eso siempre que puedo porque no sé lo que me deparará el futuro.

P. ¿ Qué has querido contar con “No es tiempo para Sueños?

R. Honestamente cuando comencé no sabía qué quería escribir. A medida que fui escribiendo y dejé que los personajes me contaran su historia comprendí que deseaba hablar sobre la dificultad de ser uno mismo, las renuncias que hay que hacer para conseguirlo, las roturas que hay que coser…Y esa ansia por ser uno mismo la situé en la frontera entre la niñez y la juventud, porque es la primera frontera consciente que traspasamos y quizás la que más dolor nos produce porque tenemos que construir los cimientos de quienes queremos ser y debemos abandonar nuestros mitos infantiles para buscar otros.

P. La novela está ambientada en Cartagena, tu ciudad natal, aunque tu infancia y adolescencia está ligada a Sevilla, y ahora resides en Barcelona…

R. Si, desde que recuerdo he tenido que explicar de dónde era. Mis padres se fueron a Valencia cuando yo tenía dos años y llegué a Sevilla con cinco. Es una sensación extraña ¿sabes? Es como si no te reconocieran en ningún sitio. No tengo acento sevillano para Sevilla, pero sí para Barcelona. Cuando comencé a escribir la novela me encontré situándola en Cartagena, pero fue como tantas cosas de ella, algo totalmente involuntario e inconsciente.

P. La protagonista de tu novela, Concha, es una joven que, en unas fechas muy complicadas, hablamos de 1926, toma sus propias decisiones, decide seguir estudiando y rechaza los planes que su familia tenía previsto para ella. ¿ Estamos ante una novela feminista?

R. Pues en ningún momento me lo he planteado en esos términos, creo que Concha es una joven, como tantas que hubieron en esos momentos, que toma conciencia de sí misma y de lo que quiere hacer en la vida, pero no en tanto que mujer, sino como persona. Ella quiere ser útil y busca la forma de serlo ¿eso es feminista?

P Parece evidente que las dificultades de aquella época son distintas a las de ahora, sin embargo cientos de miles de mujeres acaban de manifestarse en la mayoría de ciudades de España, curiosamente el único país del mundo donde se ha celebrado una huelga en el Dia Internacional de la Mujer. ¿Tan mal estamos? 

R. Si, es verdad. Es el único país del mundo donde se ha producido, aunque yo creo que conecta con la necesidad, que si se ha manifestado en todo tipo de actos, de que las mujeres sean protagonistas de pleno derecho en la sociedad. A mi, por ejemplo, me llama la atención que existan tan pocas mujeres en puestos de alta representación política y económica, incluso en sectores donde las mujeres están muy presentes. Como tengo una hermana viviendo en Canadá, y es un país que visito con frecuencia, me comparo con él y creo que aún nos queda un buen trecho que recorrer, aunque por desgracia, no somos el único país que necesita cambiar su perspectiva.

P. En la novela hay otro personaje femenino muy atractivo como es la abuela de Concha, que la apoya decididamente a diferencia del padre que pone por encima los intereses de Concha a su felicidad…

R. Si, la abuela es un personaje maravilloso, porque representa al amor incondicional. Quien lo ha conocido ha disfrutado de un tesoro. Yo me enamoré de la abuela a medida que iba escribiendo la novela.

P. ¿ Existe la felicidad plena?

R. No, no creo que exista la felicidad plena, si entendemos por ello la felicidad en estado perpetuo y continuo. Creo que logramos disfrutar de la felicidad a trocitos en momentos puntuales, pero también creo que ese disfrute se debe a haber sabido sortear otros momentos amargos y tener perspectiva.

P.  Escribir te hace feliz…

R. Mucho. Mi familia y escribir son las dos prioridades de mi vida en estos momentos.

P. Dices que escribiendo logras olvidar todas las dificultades a las que te enfrentas por haber decidido ser una escritora mayor a tiempo parcial… ¿ qué dificultades son esas?

R. Trabajo toda la jornada y cuando llego a casa, he de distribuir el poco tiempo que me queda entre mi familia y la escritura. A veces, muchas, no tengo la tranquilidad ni el tiempo para dedicarlo a mi nueva novela. He de documentarme, leer…en fin que hago malabarismos, por eso hablo de dificultades.

P. “No es tiempo para Sueños” es tu primera novela pero entiendo que el éxito que estás cosechando te animará para abordar un nuevo proyecto de esta envergadura. 

R. El éxito no, la necesidad de escribir. Soy escritora vocacional, y ya estoy con la segunda novela.

P. ¿ Tendrías dificultades para ambientar en Sevilla tu próxima novela?

R. Claro que no. Espero hacerlo en el futuro. Igual me sucede con Barcelona. Pero la segunda se sitúa en Madrid y Alicante, fíjate. Y no he vivido en ninguna de las dos ciudades, con lo que me estoy empapando de su geografía urbana.

P. ¿ Como ves la evolución de la ciudad en la que creciste? ¿ Sigues de cerca la actividad cultural de Sevilla, sus artistas… mantienes contacto con otros escritores sevillanos?

R. Pues sí mantengo contacto. De hecho una gran amiga es escritora, Angeles Caparros que publicó hace dos años, SIERPES. Como regreso frecuentemente a Sevilla estoy pendiente de su actividad y creo que hay una gran ebullición de proyectos de todo tipo que me encantan.