Qué es el CBD, cómo se produce y qué lo convierte en un producto tan bueno

Definición de CBD y por qué es tan útil

La definición de CBD es cannabidiol, y es uno de los compuestos activos más populares entre todos los que pueden ser extraídos de la planta del cannabis, comúnmente denominada marihuana. El CBD junto al THC o tetrahidrocannabinol se incluyen en la familia de los fitocannabinoides. Esta sustancia suele venderse en forma de aceite, aunque se puede encontrar como extracto, líquido vaporizado, incluso en cápsula. Los científicos se han dado cuenta del potencial que tiene esta molécula y la cantidad de problemas que podrían solucionar gracias a los efectos que clínicamente han quedado demostrados que tiene y, de ahi, que haya esa inmensa cantidad de líneas de investigación abiertas. 

Significado de CBD y cuál es su origen

El cannabis lleva presente en el mundo y, lo más importante, siendo consumido, muchas décadas, sin embargo, no fue hasta los años 40 cuando el israelí Raphael Mechoulam fue capaz de extraer los principales compuestos activos de esta planta, entre los que destaca el cannabidiol, que es el significado de CBD. Esto fue un grandísimo avance, ya que se comenzaron a estudiar todas las funciones de este compuesto y como este podría utilizarse como medicamento aprovechando así todas sus funciones. Tras el CBD, otros muchos componentes fueron extraídos de la planta y estudiados, consiguiendo que actualmente se conozcan unos 500, de los casi 1000 que tiene. En la actualidad, sobre todo en Estados Unidos, se puede ver como derivados de cannabidiol se consumen con asiduidad y para muchas situaciones: problemas a la hora de conciliar el sueño, ansiedad y depresión, o incluso enfermedades más graves como el cáncer o la epilepsia. El CBD ha conseguido una popularidad tal, que un reciente artículo publicado en The Times asegura que una cadena de gimnasios de Reino Unido esta ofreciendo clases de yoga “cannabliss”, que se basan en colocar unos parches con cannabidiol a las personas antes de comenzar los estiramientos, dotándoles así de una mayor relajación y flexibilidad. En definitiva, la popularidad de esta sustancia no hace más que crecer, y este crecimiento será mayor a medida que se vayan encontrando y demostrando más beneficios de los que hoy se conocen. 

¿Cómo se obtiene el CBD?

Tal y como se menciono anteriormente, este compuesto es obtenido de la planta del cannabis, siendo más precisos, de la resina de las flores de la misma. Cualquier ejemplar de la planta generará dicha resina, pero con el objetivo de maximizar la producción, los laboratorios han generado hibridación de las plantas, seleccionando solo aquellas que producen más resina, es decir, hacen el proceso de extracción mucho más eficiente. Es muy importante destacar que las productoras de CBD seleccionan plantas con alto contenido en CBD, pero bajo en THC, ya que estos se asocian a los efectos nocivos del cannabis, por tanto, cuanto más puro sea el CBD, mejores y más eficaces serán los efectos beneficiosos a los que esta asociado. El paso más importante para la obtención del CBD, una vez cultivadas y recogidas las plantas, es la extracción, que se puede llevar a cabo o bien con aceite, o con disolventes líquidos o por último, con CO2 supercrítico. Como cabría esperar, esta última es la más avanzada y la que produce CBD más puro, es decir, el que produce el CBD con menor proporción de componentes contaminantes, sin embargo, a nivel industrial, es la extracción por medio de disolventes la que con mayor frecuencia se usa, debido a su facilidad, su bajo coste y a que es industrialmente más eficaz. 

Popularidad del CBD

Hace unos cuantos años, las propiedades medicinales del cannabis estaban continuamente puestas en duda y echadas por tierra por casi todos, sin embargo, poco a poco se va demostrando que dichos efectos beneficiosos si que existen, y mucha gente ya son conscientes y los están aprovechando. La legalización del CBD sigue siendo un tema controvertido, debido a que por mucho que hayan quedado demostradas gran parte de las ventajas que esta molécula puede aportar al tratamiento de algunas patologías, no deja de derivar de una droga. Esto hace que salten las alarmas entre los organismos encargados de regular las legislaciones pertinentes. Poco a poco dichas normativas se irán haciendo más permisivas, tal y como ocurre con otros países, sin irse más lejos, miembros de la unión Europea. 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *