Miércoles 15 de agosto. 5º festejo, 4º de abono y último de la corta temporada taurina de El Puerto de Santa María. En esta ocasión se trataba de una corrida de rejones. Los toros fueron de la ganadería salmantina de Ruferser. Estuvieron bien presentados.


Rui Fernandes: (casaca verde) silencio y silencio.

Diego Ventura: (chaquetilla negra bordada en oro) dos orejas y oreja.


Leonardo Hernández: (chaquetilla burdeos) oreja y palmas.

Menos de media entrada.

El caballero portugués toreó a su primero con delicadeza, estuvo bien con los rejones y las banderillas, pero falló con el rejón de muerte. Al segundo de su lote, también le hizo una faena digna, a pesar de que el toro no le ayudó para nada en la embestida.

Diego Ventura, que cumple veinte años como torero a caballo, nos deleitó con su arte sobre la montura, obteniendo como trofeo las dos orejas del segundo de la tarde y una oreja del quinto, al cual recibió garrocha en mano. En ambas actuaciones se lució con los rejones y con las banderillas, tanto largas como cortas. Como recompensa, salió a hombros por la puerta grande del coso portuense.

Leonardo Hernández también ha dejado un buen sabor de boca en su paso por la Real Plaza de El Puerto de Santa María. A su primer contrincante, consiguió arrancarle una oreja tras pinchazo y un efectivo rejonazo. Al que cerraba plaza, lo mató de rejón y un descabello, perdiendo así su segundo trofeo.