HLA Santa Isabel incorpora la cirugía percutánea que permite curar hasta un 70% de las patologías del pie

El Área de Traumatología del hospital sevillano incorpora esta cirugía mínimamente invasiva (incisiones de 5mm) que permite operar la gran mayoría de patologías de esta extremidad. Este procedimiento es especialmente útil para pacientes con enfermedades vasculares o con alto riesgo de infección, como personas diabéticas o inmunodeprimidas.

El pie es una extremidad compuesta por 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 ligamentos, músculos o tendones. La gran cantidad de elementos que compone este miembro provoca que sean numerosas las patologías, como los juanetes o la metatarsalgia, que se asocian a ella y que provocan, tanto problemas estéticos como de salud, que condicionan la vida de quienes los padecen.

En línea con el objetivo de ofrecer el mejor servicio y las técnicas más avanzadas, el Hospital HLA Santa Isabel de Sevilla ha empezado a ofrecer, dentro de la cartera de servicios del Área de Traumatología, la cirugía percutánea con la que es posible operar a través de incisiones de tan solo 5 mm. Se trata de un método quirúrgico que permite realizar intervenciones mediante una o varias punciones mínimamente invasivas, sin necesidad de realizar heridas o cortes muy pronunciados, lo que minimiza la agresión de los tejidos próximos a esta extremidad.

Entre las ventajas de este tipo de intervención, frente a la tradicional cirugía abierta, se encuentran el no dejar cicatriz, un postoperatorio inmediato mucho menos doloroso, o ventajas estéticas. En palabras del Dr. Álvaro Mesa, responsable médico del Área de Traumatología, “lo que más agradecen los pacientes es la recuperación funcional desde el primer momento, posibilitando que salgan andando del quirófano con su zapato postquirúrgico” .

La técnica tiene una duración de entre 45 minutos y 1 hora, donde se utiliza anestesia local o bloqueos loco-regionales, disminuyendo notablemente las complicaciones derivadas a la anestesia y permitiendo realizar la intervención de manera ambulatoria.

Aunque este no es un método que se pueda utilizar en todos los casos, como en infecciones o pies con complicaciones vasculares severas, “sí que abarca el 70% de la patología más común del pie”, detalla el facultativo. Entre las que se encuentran juanetes, dedos en martillo, metatarsalgia, neuromas de Morton o espolones calcáneos.

Esta técnica es especialmente importante para los pacientes con patología de alto riesgo. “Los pacientes con patología vascular o con alto riesgo de infección, como diabéticos o inmunodeprimidos son los más beneficiados por esta técnica pues realizarles una cirugía abierta supone más peligro por su situación clínica”, aclara el Dr. Mesa.

Para este método es necesario contar con material específico como un motor de cirugía percutánea con fresas adaptadas o un aparato de escopia radiológica, para poder ver en todo momento lo que está pasando, ya que debido a la incisión tan pequeña que se realiza no se expone la estructura interna dañada. Además, es una operación que solo debe realizarse por personal experto que ha superado una curva de aprendizaje y adiestrado previamente en este tipo de cirugía.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *