La Fundación Pequeño Deseo ha celebrado su fiesta solidaria de los 80, homenajeando a una década bastante singular del siglo pasado. Los años emblemáticos de la movida madrileña, aquellos de iconos tan representativos como el de Alaska, han sido el atractivo reclamo  para que Sevilla acudiera de nuevo a colaborar con los sueños de los niños de la Fundación Pequeño Deseo. Acudir con los “modelines ochenteros”, que así los anunciaba la convocatoria, fue un pretexto divertido para responder de inmediato a la llamada eficaz de Mercedes Vázquez, coordinadora de la institución en nuestra ciudad. Para la celebración de esta fiesta se eligió la Terraza Malecón, en el muelle de la Delicias, por supuesto ambientada por la música de los 80. Actuaron el grupo Pachanga y Sonia Such. Y hubo premio para el mejor look de Nomination y Clínica Rocío Vázquez.