Finanzas: ¿Cuál es su perfil de riesgo?

La pandemia y las medidas restrictivas adoptadas como consecuencia del coronavirus han llevado a los hogares españoles a alcanzar la mayor tasa de ahorro desde 1999. Concretamente, 2020 se ha situado en un 14,8% de sus rentas disponibles, un 8,5 % más que en 2019, lo que supone un total 108. 844 millones de euros, según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos publicados por el INE en el primer trimestre de 2021 reflejan que el ahorro fue consecuencia de una reducción del consumo debido al confinamiento y los cierres perimetrales, que han reducido drásticamente el gasto vinculado al ocio y a los desplazamientos. Este escenario forzoso vuelve a poner de relevancia el viejo aserto que dice que los momentos de crisis son también tiempos de oportunidades.

En contra de lo que se pudiera pensar en un principio, no han sido los bancos los principales beneficiarios por el aumento del ahorro en los hogares españoles. El sector bancario arrastra una crisis de negocio que lo sitúa de nuevo en niveles parecidos a 2007, con un volumen total de 2,49 billones de euros.

Uno de los sectores que más ha crecido y continúa a un ritmo imparable es el mercado de divisas o Forex, donde la tecnología y la capacidad de adaptación a nuevos desarrollos digitales le ha proporcionado la versatilidad necesaria para conectar con el gran público y ampliar el número de transacciones.

 

 

Según el informe trianual elaborado por el Banco Internacional de Pagos (Bis) difundido en 2019, este mercado ha crecido un 29% más que en 2016, alcanzando una cifra récord de 6,6 billones de dólares.

La pregunta es cómo invertir los ahorros en este tipo de mercados sin tener los conocimientos adecuados. La respuesta se puede encontrar en internet, puesto que abunda la información al respecto y existen numerosos tutoriales que ayudan a dar los primeros pasos. Sin embargo, antes exponer nuestro dinero es necesario responder a algunas preguntas: ¿Cuáles son mis objetivos? ¿Qué busco? ¿Durante cuánto tiempo deseo invertir? ¿Cuánto riesgo estoy dispuesto a soportar? Cada producto posee unas características propias que es bueno conocer.

Responder a estas cuestiones es básico antes de decidirse por determinados mercados financieros. En cualquier caso, es bueno documentarse o buscar el asesoramiento de un profesional especializado en este tipo de escenarios de riesgo e incertidumbre.

Un perfil, una actitud

No todos tenemos la misma actitud ante el ahorro o la inversión. No somos iguales. Existen personas que les satisface ahorrar lo máximo posible, pero no les gusta asumir riesgos excesivos. Otras, en cambio, lo apuestan todo y son más atrevidas. Y también hay quienes se encuentran en el término medio, aunque su inversión genere menos beneficios.

Conservador

Son personas con poca tolerancia al riesgo. Son inversores a largo plazo, que prefieren contar con su dinero en caso de necesidad. Prefieren menos ganancias, pero la seguridad es muy importante para ellos. Suelen hacer sus inversiones en renta fija y en bonos o activos con poca volatilidad.

Moderado

Buscan que el poder de compra de sus ahorros crezca a una tasa más elevada a un riesgo mayor. No quieren perder seguridad y tranquilidad. Es una especie de armonía entre ambos conceptos. Combina renta fija, acciones y renta variable.

Agresivo

Les gusta el riesgo y están dispuestos a asumirlo para obtener mayores beneficios. No les preocupa demasiado si sus acciones o activos caen de un día para otro. Piensan en el corto plazo e incorporan otro tipo de activos denominados derivados financieros que son de mayor riesgo, lo que permite multiplicar las ganancias y también pérdidas. En síntesis, a mayor riesgo, mayor rentabilidad.




 

 

 

 

 

 

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *