Fallece por Covid Alfredo Fraile, el gran mánager de Julio Iglesias 
Con su muerte se extingue una forma irrepetible de representar artistas 

En Madrid ha muerto a los 77 años de edad Alfredo Fraile, el hombre que pasará a la historia de Julio Iglesias por ser quien fue capaz de lograr su lanzamiento internacional, que le colocó a unos niveles universales jamás vistos en un cantante español, un auténtico de tú a tú con los mejores, entre ellos nada menos que Frank Sinatra. 

Tras muchos días  -más de un mes-  ingresado por Covid y sin llegar a superarlo y restablecerse de la infección, Alfredo Fraile ha fallecido en el hospital de la Fundación Jiménez Díaz. 

Fraile había nacido el 14  de abril de 1943, por lo que iba camino de cumplir dentro de un mes los 78 años. Fue el hijo de un gran director de fotografía, con el que empezó a trabajar a los 26 años. Pero de pronto se le ofreció la oportunidad de hacerse cargo de la carrera de Julio Iglesias, estancada y sin que su mánager de entonces, Quique Herreros, le viera futuro. No era vista precisamente lo que tenía Herreros, dejando escapar ante sus narices la posibilidad de convertirse en el mánager de una de las figuras mundiales del espectáculo. Fue eso, sin embargo, lo que supo hacer Alfredo Fraile, que desempeñó un cometido fundamental para que Julio Iglesias llegara no sólo a lo más alto que se podía concebir por entonces, sino a lo más alto que aún no existía y se logró con el mítico cantante español.

 

 

Fraile lo convirtió en la leyenda… Bueno, la historia es tan inmensa que la conoce todo el mundo y no hay necesidad de contarla en ningún continente.

Alfredo Fraile estuvo dirigiendo la carrera meteórica e impensable de Julio Iglesias desde 1969 a 1984, cuando llegó a afirmar que se cansó y, sobre todo, cuando temió que la vorágine del éxito de su pupilo acabara con su vida familiar. Por eso, y eligiendo tareas de más tranquilidad y control, se encargó posteriormente de perfilar las imágenes públicas de Adolfo Suárez y Bertín Osborne. 

Con Alfredo Fraile se acaba una manera de ser mánager que ya no existe, de sabia estrategia acerca de lo conveniente para su artista, en todos los aspectos, cuidados al máximo, meticulosamente, con todo calculado para poner una y otra vez en marcha la maquinaria del triunfo: elección de repertorios, lugares convenientes o no donde asistir en persona, fotografías, vestimentas, montajes publicitarios, entornos propios de estrellas, cachets, etc. Antes de Fraile y hace unos años, por un cáncer, había fallecido el otro gran mánager español, Paco Gordillo, que también consiguió para un desconocido Raphael una fama internacional nunca antes al alcance de un artista español.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *