El Sevilla FC vuelve a protestar acerca de su apretado calendario

El entrenador del Sevilla, Julen Lopetegui, ha explotado contra lo que él considera un horario cargado para una entidad deportiva. Hablando después de que su equipo superara a Osasuna por un solo gol, para asegurarse de que no se le pudiera acusar de poner excusas, y visiblemente enfadado, Lopetegui prescindió de la diplomacia y habló con franqueza.

El Sevilla había recibido al Krasnodar en la Champions League el miércoles por la noche tras lo cual se enfrentaba a otro partido en un plazo de 72 horas por segunda semana consecutiva. Lo mismo había sucedido entre el choque europeo con el Rennes y el viaje del partido de La Liga ante el Athletic Club.

“Los jugadores deben ser cuidados”, dijo. “No puedes matar a la vaca, tienes que cuidar de los jugadores. Es incomprensible que tuviéramos que volver a jugar menos de 72 horas contra un rival que llevaba ocho días preparándose para el partido, deberíamos haber jugado contra ellos el domingo para tener mayor tiempo de descanso”.

El Sevilla perdió a ambos laterales, Jesús Navas y Marcos Acuña, por lesiones musculares en la primera mitad, lo que obligó a Luis Enrique a sustituir al primero en la lista de la convocatoria de la selección española para el próximo compromiso internacional. Youssef En-Nesyri, su delantero marroquí, también salió del campo lesionado. El Sevilla espera ahora los resultados de las pruebas para determinar el alcance de los daños causados a sus tres jugadores lesionados y para saber cuánto tiempo tendrán que estar sin ellos.

Esto es una tragedia para un equipo que espera luchar por todo en la Champions League y La Liga, en una temporada donde Barcelona y Real Madrid están perdiendo muchos puntos en la competición doméstica. Los andaluces se enfrentarán al Celta de Vigo en el Sánchez-Pizjuán tras el descanso internacional, antes de viajar a Rusia para enfrentarse al Krasnodar en la Liga de Campeones tres días después.

Situación calamitosa para el Granada en la misma jornada

El Granada CF llegó al partido contra la Real Sociedad con tan solo siete jugadores a disposición del técnico, que ni siquiera fue el habitual. Esta es una situación bastante complicada de gestionar por la competición ya que diversos jugadores de la primera plantilla se vieron obligados a jugar fuera de su posición y en una situación bastante desafortunada.

Toda la situación tuvo lugar al haber 10 positivos dentro de la plantilla, lo que hace que sea bastante complicado realizar una plantilla con tan pocos efectivos no es nada sencillo. Cuando el partido estaba completamente decantado para el equipo local, los cambios hicieron que no hubiese al menos cinco jugadores de la primera plantilla sobre el campo, haciendo que el Granada incurriese en alineación indebida y el club rival pudiese denunciarlo. En este caso, es bastante improbable que vaya a ocurrir al llevarse los tres puntos con suma facilidad.

El intento del Granada de aplazar el partido fue rechazado porque tenía suficientes jugadores disponibles para jugar. En una situación tan excepcional, la competición española no quiere aplazar demasiados partidos ya que podría ser una idea de los clubes para ganar tiempo y preparar mejor los partidos importantes de la temporada.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *