Depilación láser: la depilación definitiva

Los pelos siempre suelen ser un incordio. Nos hacen sentir incómodas y detestamos generalmente que se nos vean. Muchas veces, pensamos que solo tendremos que depilarnos en verano, pero aun así, actividades como el gimnasio o la natación hacen que acabemos depilándonos más a menudo. Actualmente, depilarse es una opción tan legítima como no hacerlo. No obstante, la mayoría de mujeres continúan haciéndolo en cualquier época del año.

Aunque podamos pensar lo contrario, la depilación femenina es en realidad un fenómeno relativamente reciente, que surgió en el siglo XX como respuesta a los cambios que experimentaba la moda del momento: al acortamiento de la longitud de las faldas y las camisas. Del mismo modo, la depilación masculina es aún más tardía, popularizándose especialmente con la llegada del nuevo siglo XXI. De este modo, en la actualidad, tanto hombres como mujeres deciden eliminar el vello presente en su cuerpo. 

En cuanto a las técnicas de depilación, hoy po hoy existe una gran diversidad. Entre ellas, sobresale especialmente la depilación láser, considerada la depilación definitiva

Ventajas de la depilación láser

Una de las principales ventajas que presenta la depilación láser es la comodidad, ya que después de varias sesiones podrás olvidarte definitivamente del pelo. De esta forma, aunque el láser no consigue eliminar el 100% del pelo, su eficacia alcanza tasas de hasta el 95% del vello. De hecho, la mayor parte de las personas ya notan alguna diferencia en el crecimiento del pelo desde la primera sesión. 

Del mismo modo, empleando esta técnica, no tendrás que preocuparte por los pelos enquistados, que desaparecerán desde las primeras sesiones. Igualmente, tampoco sufrirás por las irritaciones que a veces aparecen al usar la cuchilla ni las quemaduras que se ocasionan puntualmente al utilizar cera caliente para eliminar el pelo. 

Por este motivo, muchos dermatólogos recomiendan la depilación láser para combatir ciertas afecciones cutáneas. Por ejemplo en el caso de la foliculitis – que es el enquistamiento del vello – o del hirsutismo – la aparición de abundante pelo en algunas zonas del cuerpo-. 

Además, otro de los beneficios de la depilación láser es la seguridad sanitaria que ofrece, puesto que su uso es completamente seguro y no genera, en ningún caso, efectos secundarios. Asimismo, está técnica depilatoria se caracteriza por ofertar unos precios económicas razonables, que se pueden mejorar aprovechando las ofertas que ofrecen algunos grupos. En este sentido, el Grupostop sobresale por su buen trabajo y sus ofertas de depilación

Por último, otra de las ventajas de la depilación láser tiene que ver con la rapidez de las sesiones, que variará en función de las partes del cuerpo afectadas. Aun así, generalmente, las sesiones suelen ser bastante cortas, por lo que no te quitará mucho tiempo someterte a este tipo de depilación

Cómo funciona la depilación láser 

La depilación láser se basa, como su propio nombre indica, en la atracción de una luz láser por parte de la melanina presente en el pelo, lo que provoca que el vello se elimine de raíz. De esta forma, el láser hace que los folículos dejen de producir progresivamente pelo nuevo. 

En función del tipo de pelo, serán necesarias más o menos sesiones. No obstante, con frecuencia, los especialistas suelen informar en la primera consulta del número de sesiones aproximadas que cada persona deberá realizar. Además, dependiendo del tipo de vello, en algunos casos será necesario continuar haciendo sesiones periódicas separadas en el tiempo, una vez ya se haya eliminado todo el pelo. 

De esta forma, para hacer una sesión de depilación láser, solo será necesario eliminar previamente el vello con cuchilla y dejar que los especialistas apliquen el láser sobre nuestra piel. Este tipo de depilación puede ser aplicada a cualquier tipo de pelo, a excepción del vello blanco, ya que el láser no consigue captarlo por la falta de melanina

Algunas recomendaciones

La mayoría de láseres captan también la melanina que se encuentra en la piel, por lo que no debe aplicarse cuando la piel está bronceada o morena. Del mismo modo, tampoco es recomendable tomar el sol directamente hasta una semana después de haber realizado una sesión, ya que el contacto con los rayos solares puede provocar la aparición de manchas. Asimismo, también es aconsejable utilizar crema solar protectora durante los meses que dure el tratamiento. 

Igualmente, si se depila alguna zona de la cara, lo mejor será no exfoliarla ni maquillarla durante los días siguientes a la depilación, ya que podría causar la aparición de pequeñas irritaciones. Además, después de cada sesión, lo mejor será aplicar una crema irritante que calme las zonas depiladas. En este sentido, los propios especialistas recomiendan cremas específicas para estos casos. 

La depilación láser es, en definitiva, una práctica cómoda y sencilla, que garantiza elevados niveles de seguridad en todo lo relativo al cuidado de la piel. Hoy por hoy, optar por la depilación láser es sin duda la mejor opción para acabar con el vello.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *