El comercio electrónico, más conocido como e-commerce entre los especialistas en el sector, ha tenido que superar infinidad de barreras a lo largo de su historia. Las reticencias de los consumidores a dar su información personal y bancaria y la poca fiabilidad y confianza que ofrecían algunas tiendas, así como la circulación de algunos mitos y leyendas negativas, propiciaron que ocurriese. Sin embargo, hoy en día, se encuentra instaurado en la mayor parte de sectores

Sin duda, uno de los últimos en subirse al carro del e-commerce ha sido el de los coches nuevos y de segunda mano. Se trata de una novedad muy interesante ya que este ha sido siempre un sector asociado al formato de tienda física en forma de concesionario.

¿Está el usuario convencido de que esta es una buena alternativa?


En el caso de los más jóvenes, la respuesta es que sí. Sin embargo, los más mayores siguen mostrando sus reticencias. Las marcas están apostando fuerte por este nuevo canal de venta haciendo hincapié en que, a través de él, son capaces de ofrecer unos precios mucho más competitivos debido al ahorro en infraestructuras que les ofrece.

Por su parte, en lo que respecta al mercado de vehículos de segunda mano, el comercio electrónico está siendo aún más importante. Y es que este sector está experimentando un proceso de digitalización desde hace algunos años.

El comercio electrónico facilita la compraventa de vehículos usados

No cabe duda de que Internet ha hecho la vida mucho más sencilla a todos aquellos que desean vender sus vehículos. En primer lugar, les brinda la posibilidad de obtener una valoración de sus vehículos de manera prácticamente instantánea. Para ello, existen multitud de plataformas especializadas en la tasación de vehículos capaces de ofrecer un precio muy interesante.

Además, resulta evidente que el espectro de público abarcado a la hora de vender un coche es mucho mayor. No hay que olvidar que Internet es una red global que, gracias al e-commerce, brinda la posibilidad de adquirir un vehículo sin importar el lugar en el que se encuentre. Esto hace que, por ejemplo, un vendedor en Sevilla encuentre a alguien interesado en su automóvil en Salamanca y sea capaz de efectuar la transacción sin problemas.

Todavía no hay demasiados datos al respecto pero, según un estudio efectuado por la consultora A.T. Kearney, Alemania venderá, durante los próximos tres años, 7,6 millones de vehículos nuevos y de ocasión a través de Internet. Esta cifra equivaldrá, nada más y nada menos, que a un tercio del mercado total germano. Por su parte, el gigante del comercio electrónico Alibaba empezará a comercializar coches a través de su web durante los próximos meses.

En definitiva, parece evidente que, poco a poco, el e-commerce ha irrumpido con fuerza en el sector de la automoción y que cada vez son más los usuarios que apuestan por este canal a la hora de buscar y adquirir un coche de segunda mano. Las marcas, a pesar de sus reticencias iniciales, también están por la labor de apostar por este sistema y de potenciarlo hasta su máxima expresión.