Clamor contra el injusto negocio de las televisiones de pago en los hospitales públicos

La práctica no es nueva. Todo lo contrario. La sanidad pública, universal y gratuita tiene sus lagunas. Algunas especialmente miserables como es el negocio de las televisiones de pago en los hospitales. Un reciente incidente en el Hospital Virgen de Valme ha encendido la mecha de la indignación popular

Ha ocurrido hace unos días en el Hospital Virgen de Valme de Sevilla. Una familia, que se ve obligada a pasar largos periodos de tiempo en el hospital público sevillano como consecuencia de un cáncer de garganta que padece el padre de familia, obliga a este hombre de 65 años y su esposa que le acompaña, a visitar con mayor asiduidad de la deseada las instalaciones hospitalarias donde ha sufrido algunas intervenciones, cuyas correspondientes convalecencias le obliga a estar ingresado por largos periodos de tiempo. Una de las hijas del matrimonio, María del Mar García Delgado cuenta que el aburrimiento se apodera del paciente y su acompañante, obligados a permanecer 24 horas al día en la habitación. Con una pensión de 600 euros mensuales no pueden permitirse pagar hasta siete euros diarios para ver la televisión.

Frente a esta imposición del Servicio Andaluz de Salud, uno de los hijos del matrimonio decidió llevarles un pequeño televisor «para que pudiesen entretenerse, ya que, estar sentado en una cama durante 24 horas no es plato de buen gusto», relata. Pero el problema llegó cuando, según denuncia, una enfermera se presentó «con aires de prepotencia, acusando a mi madre de mal educada y exigiendo que, quitaba el televisor o nos iba a denunciar«. Al respecto, se pregunta por el carácter público del servicio «que pagamos todos los meses con nuestros impuestos» así como el agravio comparativo con los presos que pueden disfrutar de televisión gratuita en sus celdas. «Por qué ellos tienen derecho y una persona que no ha hecho nada no lo tiene?»

La familia está utilizando todos los medios a su alcance para denunciar la situación, incluidas las redes sociales, donde en pocas horas la denuncia ha sido compartida en 40.000 ocasiones y recibido otras tantas adhesiones. «Queremos denunciar este servicio que tendría que ser gratuito, para que al menos los cientos de pacientes que están en el Hospital del Valme puedan intentar sobrellevar su estancia lo mejor posible», asevera.

El pequeño monitor que la familia intentó utilizar al no poder sufragar el coste de la televisión de pago

El pequeño monitor que la familia intentó utilizar al no poder sufragar el coste de la televisión de pago

No es la primera vez que usuarios de la sanidad pública denuncian esta situación. Alguien está haciendo negocio al amparo de un servicio público que no tiene alternativa pues el personal sanitario tiene encomendado garantizar que ningún usuario pueda utilizar aparato de televisión alguno que no sea el de pago. El Servicio Andaluz de Salud tiene adjudicado al servicio a la empresa Quantion, que explota los servicios de televisión «y diversos productos de ocio en las habitaciones de los hospitales». A cambio, la compañía dota a los hospitales » de acceso a las distintas aplicaciones clínicas o administrativas que se desean llevar a pie de cama del paciente, la disponibilidad de integración de software y hardware que permita el registro automático de la información en la historia clínica digital obtenida mediante los dispositivos biomédicos propiedad del Hospital».

La empresa afirma que pone a disposición de los principales hospitales públicos de la provincia de Sevilla «un sistema multiservicio de entretenimiento (televisión, películas prepago, juegos, radio, etc.), comunicación interna (gestión de dietas, disposición de las habitaciones por parte del servicio de limpieza, acceso a información sobre el funcionamiento del Hospital, confección de encuestas de satisfacción, etc.), así como el posibilitar al personal autorizado del Hospital el acceso a la historia clínica digital (informes del paciente, datos clínicos, consultas de imágenes digitalizadas, petición de pruebas diagnósticas, prescripción electrónica, seguimiento de cuidados de enfermería, etc.). Suponiendo este un gran adelanto de la gestión interna del los hospitales y mejora en el servicio a los pacientes«.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *