4 consejos para crear el álbum de bebé perfecto

Si quieres crear un hermoso álbum de fotos de tu bebé que registre los momentos más especiales y las poses más únicas de tu peque, debes planificar algunos detalles. Desde los momentos que quieres registrar, hasta el tipo de soporte y el formato en que aparecerán las fotos. 

Tomar buenas fotos de bebés es un desafío. Puede que el peque se mueva mucho o todo lo contrario, que se quede en una misma posición mucho tiempo. Ambas situaciones tienen sus pros y contras. Si se mueve mucho tendrás fotos con poses y gestos muy dinámicos divertidos, pero tendrás que improvisar para que no rompa mucho con tu propuesta de sesión. Y si se mueve poco, podrás inmortalizar a tu peque en la posición y el encuadre que has elegido inicialmente, pero puedes terminar con un álbum menos auténtico.

Además, la experiencia de tomar fotos de tu bebé cambia mucho si es un recién nacido, si ya tiene algunas semanas o si tiene varios meses. 

Así que para que puedas prepararte con un poco de antelación, aquí te dejamos algunos consejos que te ayudarán a crear un álbum fotográfico de bebé sin igual. 

1- Prepara un listado de los momentos que quieres capturar

Antes de que nazca el o la bebé, prepara una lista de los momentos más especiales que no quieres pasar por alto. Por ejemplo, el momento del nacimiento, los primeros dos días de vida, los encuentros con la familia y amistades más cercanas, sus primeras sonrisas… 

Tampoco puede faltar la sesión de fotos oficial. Muchas personas eligen hacerla en el hospital o lugar del parto durante los primeros días. Pero hay quienes prefieren esperar algunos días para hacerlas con más calma en casa. En cualquier caso, si no vas a contratar a una persona profesional para sacar las fotos, es importante que pienses en la ropa y los accesorios que usarás. Lo que nos lleva al próximo consejo. 

2- Elige el atrezzo y la escenografía adecuados

Esta es una de las partes más divertidas de las sesiones de fotos con bebés, pero debe pensarse con cuidado. Es clave tener en cuenta la seguridad y planificar cómo será la composición para que el resultado final sea armónico. 

Los elementos de atrezzo, o accesorios, pueden ser artículos simples de nuestro cotidiano. Por ejemplo, una manta o una toalla grande sirven para crear fondos distintos, volúmenes y texturas. 

Otros objetos populares son las cestas, los baldes y los cajones del armario o tocador. Lo más importante al usar estos objetos es forrar bien el interior para que la piel del bebé no esté en contacto con ninguna superficie que le haga daño o que sea incómoda. 

Al elegir el atrezzo y la escenografía, recuerda que menos es más. No te excedas con los elementos que aparecerán en la foto. Es mejor empezar con un fondo liso y añadir pequeños detalles, como una planta, un cojín, alguno de sus juguetes favoritos u otro objeto puntual que no robe el protagonismo. 

3- Ten presente la iluminación 

Para las fotos de un álbum de bebé, se suele escoger una iluminación suave, es decir, de una fuente amplia que no cree muchas sombras. Si tienes una buena fuente de luz natural, aprovéchala. 

Las tomas cerca de las ventanas pueden ser muy interesantes, pero es probable que necesites suavizar la luz un poco con un cortina o un difusor para evitar que cree un contraste muy duro. Los horarios al comienzo de la mañana o al final de la tarde de un día soleado son las mejores opciones para conseguir una iluminación más sutil.

Evita usar el flash. En su lugar, si quieres destacar algún detalle, usa una fuente de luz continua. 

4- Juega con el encuadre, las proporciones y los reflejos

Los consejos previos los debes tener en cuenta en la fase de preproducción. Ahora es el momento de dejar fluir la creatividad durante la sesión.

Prueba diferentes ángulos a la hora de hacer un retrato, juega con las distancias y aprovecha los contrastes de tamaño. Las fotos en las que se nota el contraste de tamaño de las partes del cuerpo del bebé y las de un adulto, o el contraste con un objeto cotidiano, son geniales.

Otros recursos interesantes son los espejos, las ventanas y las superficies reflectantes (como unas gafas). Aprovéchalos para romper con los encuadres clásicos de los retratos y obtendrás un álbum de fotos de tu bebé más original y dinámico.




 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *