El Gobierno socialista de Pedro Sánchez ha dado por rotas las relaciones con el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, al considerar que “ha perdido el respeto institucional”, según han precisado a última hora del miércoles 24 de octubre fuentes del Palacio de la Moncloa. El Ejecutivo ha tomado esta decisión después de que el líder de los populares acusase a Pedro Sánchez desde la tribuna del Congreso de los Diputados de ser “partícipe y responsable” del golpe de Estado que se está perpetrando en Cataluña, según la oposición.

Acto seguido, Sánchez ha amagado con romper las relaciones con Casado. “¿Mantiene esas palabras sí o no? Si las mantiene, usted y yo no tenemos nada más de qué hablar”, le advirtió  Sánchez en un tono severo y desafiante a Casado, para después tachar de “inaceptable” la acusación del líder del PP.


En la sesión de control que ha seguido al Pleno sobre el Consejo Europeo, Casado ha pedido a Sánchez que no se ponga “tan digno” y se sienta “tan ofendido” porque el PP sostenga que un Gobierno “siempre tiene responsabilidad por lo que pasa en su país”.

En este sentido, ha señalado que, con los “detalles” que él ha expuesto en el Pleno del Congreso sobre lo que está ocurriendo en Cataluña, el Ejecutivo socialista “sí es responsable de que no se pongan medidas para atajar ese golpe al Estado”. Según ha dicho, así es como él suele referirse para “ser pulcros con el lenguaje”.

En su turno de palabra, Sánchez volvió a preguntarle si retiraba o no la “acusación que le ha hecho”. “Dígalo, es muy sencillo, diga ‘me he equivocado, lo siento’ y que se retire esa frase del diario de sesiones. No pasa nada señor Casado”, ha enfatizado, para pedir al PP que “abandone la crispación” y ejerza la oposición con “moderación”.

Luego, al abandonar el hemiciclo, Casado afirmó y reiteró que Sánchez es “responsable de no hacer nada con lo que está pasando en Cataluña”, que “está siendo un golpe al Estado“. “Lo he dicho ya tres veces. Cuando no sales bien de un debate e intentas victimizarte, creo que al final acabas perdiendo el debate dos veces”, zanjó.