El presidente de la Generalidad ha insistido este lunes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en que la única solución para resolver el problema catalán pasa por “votar” y por el “derecho de autodeterminación”

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo catalán ha aceptado que las 45 demandas de Cataluña se aborden en la Comisión bilateral fijada en el Estatut entre el Estado y Cataluña, pero ha apuntado a un plazo de dos meses para conocer la respuesta del Gobierno para resolver el problema. De hecho, ha desvelado que aunque Pedro Sánchez le había hablado de plurinacionalidad y de que defiende España como una nación de naciones, no le había explicado cuál era el proyecto del PSOE para España ni la solución para el problema catalán.

Así lo ha puesto de manifestado Torra en la rueda de prensa posterior al encuentro de dos horas y media que ha mantenido en La Moncloa con Pedro Sánchez, una reunión de “trabajo” “larga y “sincera”, según ha dicho, en la que ambos han mantenido un diálogo “franco” y de la que ha valorado el “reconocimiento mutuo institucional” y el proyecto político de los Gobiernos de España y de Cataluña.


“Es una oportunidad más al diálogo, que hasta ahora era imposible”, ha comentado y ha añadido que “ha habido un cambio de etapa” ya que antes “esto no pasaba”. Incluso ha admitido que habría sido “pretencioso” pensar que en esta reunión” iban a convercerse el uno al otro partiendo de posiciones tan distantes.

El presidente catalán ha comenzado su comparecencia de prensa subrayando que debería haber sido el expresident Carles Puigdemont –con el que aún no había hablado pero pensaba hacerlo esta tarde– quien debería haber acudido este lunes a la cita con Sánchez por haber ganado las elecciones y lamentando las “incomprensibles” trabas judiciales que han llevado a la actual situación.

Torra ha celebrado que Sánchez y él coincidan en que la cuestión catalana es un problema “político” que debe resolverse “políticamente” pero también que en su encuentro ambos dirigentes hayan podido hablar de “todo”, como vienen semanas reclamando, algo que no ocurría, según ha comentado, desde hace meses. Singularmente, ha aplaudido que el presidente le haya “escuchado” y que, además, haya “tomado notas”.

No obstante, Torra ha constatado que en los dos asuntos “centrales” de la reunión, esto es, el referéndum de autodeterminación y los políticos independentistas catalanes presos, las posiciones son “divergentes” y ha admitido, en este sentido, que le resulta “un poco triste” que se reconozca como un “avance” que ambos ejecutivos al menos hayan hablado de estos temas.