El vídeo es uno de esos documentos gráficos, impagables, que nos deja el proceso independentista de Cataluña. Ha ocurrido en la mañana de este martes en Copenhague, cuando el prófugo expresidente de Cataluña Carles Puigdemont apuraba sus últimas horas en la capital danesa tras un no menos surrealista periplo por el país nórdico donde ha intentado trasladar el “conflicto” catalán y donde Puigdemont, entre otras cosas, se ha llevado un baño de realidad propinado por algunas autoridades académicas de Dinamarca.


Puigdemont, ante la invitación de un joven español a que besara la bandera de España ha respondido ” no tengo ningún problema”. Y la ha besado. Dos veces.