Los líderes de las organizaciones agitadores del independentismo, Jordi Cuixat y Jordi Sánchez, presidentes de Ómniun Cultural y la Asamblea Nacional Catalana (ANC) respectivamente, han pasado su primera noche en la prisión de Soto del Real en cumplimiento del auto judicial firmado por la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, en el que se les acusa de un presunto delito de sedición. Los dirigentes independentistas han animado, en sendos vídeos grabados con anterioridad a su ingreso en prisión, a movilizaciones ciudadanas para reclamar “la libertad de los presos políticos”.


La ANC y Òmnium Cultural mantienen  la convocatoria de concentraciones de protesta frente a “los centros de trabajo”, a la que se han sumado también la asociación “Universitats per la República”, que ha pedido a los estudiantes concentrarse en los campus universitarios bajo el lema “Basta de ataques a la democracia: libertad presos políticos”.

La juez de la Audiencia Nacional envió a prisión sin fianza por sedición a Sánchez y Cuixart a petición de la Fiscalía como “promotores y directores” del asedio a la Guardia Civil el 20 de septiembre durante una operación para impedir el 1-O.

En declaraciones posteriores ante los medios, representantes de ANC y Òmnium emplazaron a los ciudadanos a manifestarse hoy “de manera cívica pacífica y democrática” contra esta decisión.