El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha avanzado que tras obtener el respaldo de los miembros del Eurogrupo para conseguir la vicepresidencia del BCE, su dimisión será “cuestión de días”, al mismo tiempo que ha defendido que la independencia de la entidad está “garantizada”.

“En cuanto vuelva hablaré con el presidente del Gobierno (Mariano Rajoy), pero en los próximos días presentaré mi dimisión, será una cuestión de días”, ha afirmado en declaraciones a los medios después de que se hiciera oficial su designación por parte del Eurogrupo.

Con respecto a su posible sustituto, De Guindos ha evitado pronunciarse sobre el perfil que debería tener y ha instado a preguntar sobre este asunto al presidente del Gobierno. “No puedo decir nada al respecto”, ha contestado, para después añadir que Rajoy “no necesita ningún tipo de asesoramiento” y hará “una muy buena elección” al respecto.

De Guindos ha agradecido a Rajoy su apoyo, sin el cual su nombramiento “no hubiera sido posible”. También ha agradecido el respaldo recibido por “todos los colegas” del Eurogrupo y ha explicado que la de este martes será, tras más de seis años, la última reunión del Ecofin (ministros de Economía de la UE) a la que asista, algo que para él será “especialmente relevante”.


De Guindos agradeció el detalle del ministro de Economía de Irlanda de retirar a su candidato a la vicepresidencia del BCE, Philip Lane, para que la elección del candidato español fuera por consenso. “Creo que el señor Lane era un gran candidato y continuará siendo un gran candidato a futuro”, ha dicho.

El todavía ministro de Economía ha apuntado que no ha participado en la reunión en la que ha sido elegido vicepresidente del BCE, como acordó hace días con el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno.