La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha garantizado que el Ejecutivo y el PP trabajarán “con la máxima responsabilidad” para buscar un acuerdo que permita cambiar la Constitución, pero también se ha abierto a buscar pactos al margen de la reforma constitucional, pensando siempre en el conjunto de España y no sólo en Cataluña.


Así lo ha asegurado Santamaría en el Pleno del Congreso en respuesta a la pregunta que le planteado la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, con intención de medir el grado de compromiso de Moncloa con la modificación de la Constitución.

Santamaría ha renovado ese compromiso incidiendo en que cualquier cambio se debe hacer pensando en “47 millones de españoles” porque, ha subrayado, los partidos sólo acertarán si trajaban para el conjunto del país y no para los que impulsan “proyectos rupturistas fuera de la ley” a quienes, a su juicio, no se va a poder “convencer”.

La vicepresidenta ha recalcado que la Constitución del 78 es la expresión del “máximo consenso” y que eso fue posible porque todos sus ponentes, tan distantes ideológicamente, fueron capaces de apartar sus diferencias porque, sobre todo “creían en España”. “Ese es un elemento esencial”, ha apuntado, destacando la necesidad de volver a “pensar en los españoles” cuando se abra ese melón.