España es uno de los países de Europa donde más crecerán las tarifas aéreas y hoteleras en 2018, con incrementos de tarifas hoteleras de hasta el 5,3% y de las aéreas del 4%, según el Global Business Travel Forecast 2018 de American Express Global Business Travel, que asegura que la mejora progresiva de la economía mundial y el aumento de confianza se traducirá en mayor demanda.

Las tarifas aéreas de España en el largo radio se situarán dentro de la media prevista en Europa (hasta un 3%), pero sube hasta un 4% en el caso del corto radio, siendo uno de los países de la región que experimentará un crecimiento más acusado, solamente superado por Alemania (que podría alcanzar el 5%). Por el contrario, Dinamarca (-1%), Francia (-2%), Italia (-1%) y Polonia (-1,5%) serán los países cuya previsión de aumento en las tarifas aéreas en el corto radio apunta a cifras negativas.

A nivel global el informe prevé que la fuerte demanda aérea traiga consigo incrementos en las tarifas, a pesar de que el exceso de capacidad de algunas rutas y la agresiva expansión de las aerolíneas de bajo coste contribuyan a cierta contención en cuanto a la previsión de estos aumentos.


Por lo que se refiere a los hoteles en España se prevén incrementos de precios hoteleros de hasta un 5,3% respecto a 2017, como consecuencia de la progresiva recuperación de la economía y el auge del turismo, siendo, junto a Portugal (5,5%) los dos países que protagonizarán los mayores crecimientos en Europa.

Las cadenas hoteleras en España verán 2018 como un año de crecimiento positivo en cuanto a niveles de ocupación y precio de habitación por noche. La entrada lenta de nuevos proveedores y la creciente demanda debido al fortalecimiento de la economía y el auge del turismo traerán consigo notables incrementos en las tarifas, según este informe.

A nivel mundial también se esperan de pequeños a moderados incrementos en las tarifas hoteleras, motivados por el fortalecimiento progresivo de las economías. Este crecimiento, no obstante, también se puede ver frenado por el aumento sostenido de la oferta debido a la fuerte inversión y la irrupción de nuevos proveedores en el sector.

En cuanto a ‘rent a car’, a pesar de que la demanda haya aumentado respecto a años anteriores, la competencia agresiva entre empresas de alquiler de coche, así como la preferencia de ciertos grupos, como los millennials, por otras opciones de economía colaborativa, harán que las tarifas se mantengan estables respecto al pasado año.

A nivel mundial después de varios años de decrecimiento o estabilidad, se espera que las tarifas experimenten aumentos durante 2018, como consecuencia de la mejora en la gestión de la flota por parte de las compañías del sector.