El gobierno rechaza ahora al Aquarius, con 141 inmigrantes a bordo

Se acabó la política de gestos. El espectáculo político-mediático de la falsa solidaridad ha durado poco. España rechaza ahora al Aquarius que deberá dirigirse a otro puerto al considerar el gobierno de Sánchez que los puertos españoles ” no son seguros”

El gobierno español se ha cobrado el rédito político y la simpatía de parte de la opinión pública y de los medios de comunicación con la primera llegada del Aquarius a España y ahora, cuando el buque regresa cargado de inmigrantes rescatados frente a las costas de Libia, el ejecutivo de Pedro Sánchez le da, literalmente, con las puertas en las narices y rechaza que la embarcación atraque en puerto español, hacia donde se dirigía con 141 inmigrantes a bordo, al considerar que “ningún puerto español es seguro”. Lo que no es seguro hoy lo era hace menos de un mes.

Fuentes de Moncloa que cita el diario El Mundo, explican que el Gobierno reaccionó en aquella ocasión ante una “emergencia humanitaria, cuando era evidente que estaban cerrados todos los puertos y nadie se hacía cargo”. Ahora, en cambio, desde el Ejecutivo entienden que todavía hay que esperar a ver cuál es la “disposición de otros países“.

Ante la negativa de España, los alcaldes de Nápoles y Palermo han ofrecido los puertos de sus respectivas ciudades para que pueda atracar el ‘Aquarius’,  el buque de rescate operado por SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras que navega con 141 migrantes a bordo, después de que el Gobierno central de Italia haya reiterado que no permitirá su llegada a la costa.

El alcalde de Palermo, Leoluca Orlando, ha afirmado que las políticas del Ejecutivo comparten el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga son “motivo de vergüenza” e implican el incumplimiento de “obligaciones morales y legales”. “Palermo y Sicilia no renuncian a su deber ni traicionan su propia historia”, ha afirmado, según el diario ‘La Repubblica’.

También se ha expresado en el mismo sentido el alcalde de Nápoles, Luigi De Magistri, que ha prometido estar “en primera fila”. En este sentido, ha lamentado que haya “quien quiera mostrarse fuerte con los débiles, solamente por puro cálculo de oportunismo político”.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, firme defensor de la política de puertos cerrados a las ONG, ha criticado la oferta de Nápoles para acoger “y mantener” a los migrantes y refugiados. “¿Paga él?”, ha planteado en Twitter, donde ha compartido una noticia sobre la oferta de De Magistri.




 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *